3 de febrero de 2010 10:25 AM
Imprimir

Mosto: Cartellone no comprará uva, por la caída de la rentabilidad

Una de las firmas mendocinas más importantes en la elaboración de mosto informó que esta temporada no comprará uvas ajenas, por la caída registrada en las exportaciones del producto. Viñas de Argentina, una empresa del holding Cartellone, ya les comunicó a sus clientes que la decisión de no abrir el mercado de uvas obedece a razones de rentabilidad.

Las exportaciones argentinas de mosto cayeron a la mitad, comparando los registros del 2007 y el 2008 con los del 2009. Si bien la incidencia del mosto en la industria vitivinícola mendocina no es determinante, en nuestra provincia se produce la mayor cantidad de jugo concentrado de uva del país.

La región Este y Lavalle concentran casi la totalidad de las uvas destinadas a mosto. El porcentaje generalmente ronda el decretado por los gobiernos de Mendoza y San Juan en virtud del acuerdo vitícola entre ambas provincias.

Para la cosecha 2010, los gobiernos cuyanos fijaron la obligatoriedad de destinar a mosto el 20% de la producción de cada bodega. Sin embargo, los elaboradores especializados en vinos varietales tienen un régimen que los exime de cumplir con ese cupo (ver aparte).

“Es parte de la crisis que vivimos desde el tercer trimestre del 2008”, respondió Sergio Colombo, presidente de la Cámara de Productores de Mosto de Mendoza, al ser consultado sobre la decisión de Viñas Argentinas. “Tenemos entendido, por lo que les informó la empresa a sus clientes, que la firma saldrá del negocio del mosto. Este año ya no comprará uva y dejará de elaborar con producción propia una vez que cumpla con los compromisos asumidos”.

En la firma, que posee más de 1.100 hectáreas de finca en Lavalle, adonde también tiene su planta elaboradora, no hicieron declaraciones mediáticas sobre la resolución de salir del negocio del mosto. Ante una consulta de Diario UNO, una empleada dijo que que si los ejecutivos responsables consideraban conveniente hacer declaraciones llamarían a la redacción, algo que no sucedió hasta el cierre de esta edición.

Javier Espina, director de Promoción Industrial del Ministerio de Economía de la Provincia, le quitó dramatismo a la decisión de Viñas de Argentina. Dijo que “la empresa no despedirá personal ni dejará de producir, lo que no va a hacer es comprar uvas de terceros”.

La firma de Cartellone fue hasta el año pasado, junto a Cepa, la principal jugadora nacional en el mercado del mosto. Nuestro país exporta prácticamente el 90% del jugo concentrado de uva que produce y desde el 2007 se consolidó como el principal exportador mundial del producto.

“Con la caída de las exportaciones del año pasado probablemente le hemos cedido el primer lugar a Estados Unidos”, estimó Colombo. Al mismo tiempo, reveló que las expectativas para el 2010 son conservadoras, a pesar de que se especula que la cosecha será más voluminosa que la del 2009.

“Nuestra preocupación es que se rompa el equilibrio que se mantiene desde que se instauró el acuerdo Mendoza-San Juan. Si caen las exportaciones de mosto a la par de una mejora en el volumen de cosecha, puede ser afectado el precio del vino”, advirtió Mauro Sosa, gerente del Centro de Bodegueros del Este.

Por ahora, ese efecto no tuvo lugar debido a que en el 2009 se cosechó el 30% menos que el promedio de la provincia. Para el 2010, la entidad espera que la merma respecto del promedio no supere el 15%, con lo que habrá más disponibilidad de uva que hace un año.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *