4 de febrero de 2010 00:39 AM
Imprimir

Fracasó el control de precios de Moreno en el Mercado de Liniers

Los operadores desafían al secretario de Comercio. Por la escasa oferta de vacunos, la lista de "precios máximos" que impuso el funcionario kirchnerista el año pasado, dejó de regir y la plaza de venta de hacienda más importante del país dejó de ser una referencia.

Una vez más la política intimidatoria y de apriete que utiliza el Gobierno nacional, a través de su brazo ejecutor Guillermo Moreno, para intentar controlar los precios de algunos bienes de consumo popular fracasó.

Esta vez la prueba está en el famoso y ex Mercado modelo de Liniers. Los aumentos en los precios de la hacienda se volvieron inocultables en las últimas semanas, y los operadores comenzaron a convalidar valores que pusieron muy nervioso al Secretario de Comercio Interior.

Según comentaron hoy a La Política Online varios consignatarios del Mercado de Liniers, la lista de “precios máximos” que impuso Moreno el año pasado ya dejó de regir porque es imposible cumplirla en un escenario de escasísima oferta.

Los operadores de la plaza de venta de hacienda más conocida del país aseguraron que ya nadie respeta los precios que pretendió imponer el polémico funcionario con el visto bueno de algunas empresas frigoríficas del sector cárnico local.

Las fuentes consultadas dijeron además que los valores que se están pagando en la actualidad superan ampliamente a los que “sugirió” Moreno junto a un grupo de personas de gran porte físico a las autoridades de Mercado porteño.

“Moreno ha perdido cualquier clase de respeto. Ya nadie obedece sus directivas intimidatorias”, describió un consignatario que opera en Liniers. “El mercado se destapó luego de varios años de intervención del Secretario de Comercio y sus amigos”, agregó.

Si uno observa los valores de las principales categorías de hacienda publicados en el sitio Web oficial del Mercado de Liniers, se podrá observar una gran disparidad con respecto a los precios reales que se están pagando actualmente en operaciones directas.

En Liniers, por ejemplo, los novillitos buenos se negocian a un precio de entre 5,40 $/kg y 6,30 $/kg, según la información de la página oficial del Mercado. Sin embargo, en operaciones directas dicha categoría se comercializa a al menos 7,50 $/kg.

Lo mismo ocurre en otras categorías de gran relevancia como terneros o vacas buenas donde los precios superan en al menos 1,0 $/kg a los ofertados en Liniers.

Los consignatarios que operan en la plaza porteña de hacienda relatan con tristeza esta situación, dado que ya son muy pocos los productores que se arriesgan a comercializar sus animales en dicho mercado, que antes funcionaba como una referencia nacional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *