4 de febrero de 2010 07:07 AM
Imprimir

Admiten doble calidad para la fruta

Nación aceptó una virtual disminución de las condiciones para empacar peras y manzanas que se venden en el mercado interno. Desde 1993 tenían que ser similares a los productos para exportar.

En la resolución se señala que la situación agrícola para los cultivos de manzanos y perales de la temporada 2008-2009 impactó negativamente en pequeños y medianos productores.
 
Neuquén > Tal vez fue una forma de convalidar una realidad que era innegable: la fruta que se vende en el mercado interno no es la misma que la de exportación. Desde el lunes, en forma oficial, se aceptó que las condiciones sanitarias para empacar fruta destinada al consumo local y para exportación son diferentes, ya que se cambió una normativa que regía desde 1983 que obligaba a que ambas debían ser similares.
En efecto, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) publicó una resolución en el Boletín Oficial de la Nación del 1 de febrero lo que implica que entró en vigencia ese día. La normativa, en rigor, data del 26 de enero, y establece un régimen de acceso de pequeños productores a la comercialización de manzanas y peras en el mercado interno.
Se remonta a la resolución del 26 de octubre de 1983, otras de 1998, de 2001 y de 2009, para que, en medio de una serie de expedientes, cambiar un artículo por otro que establece el cambio de condiciones. El año pasado en virtud de los problemas de comercialización que hubo, se había permitido un régimen de excepción para que se pudiera acceder al mercado interno, que ahora quedó como definitivo.
En los considerandos de la resolución se hizo alusión a que la situación agrícola para los cultivos de manzanos y perales de la temporada 2008-2009 impactó negativamente en la economía de los pequeños y medianos productores.
En octubre de 1983 se estableció que los locales de empaque de manzanas y peras que comercialicen para el mercado interno, debían cumplir con las mismas exigencias previstas para los establecimientos de exportación.
Para cambiar estas condiciones se hizo mención al apoyo político del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, los gobiernos de Río Negro y Neuquén, los diputados y senadores, cámaras de productores frutícolas y autoridades del Senasa. Se indicó que  este organismo generó el ámbito técnico para discutir la adecuación normativa a la necesidad planteada por el sector de los pequeños productores de manzanas y peras.
 
Reclamo de productores
Se mencionó también el “fuerte reclamo de los pequeños productores de las provincias de Río Negro y Neuquén de manzanas y peras, solicitando a las autoridades provinciales y nacionales, medidas que permitan flexibilizar tales requisitos, a fin de permitir el acceso al mercado en forma directa de este sector”.
Entre otros argumentos, el titular del Senasa, Jorge Amaya, cambió el apartado 13 de la resolución de 1983 y estableció: “La fruta para mercado interno se acondicionará en lugares o locales de empaque, de características acordes con las condiciones y modalidades habituales de empaque existentes en cada zona de producción”.
En términos formales indicó que el Senasa. “cuando las exigencias del mercado así lo impongan, determinará las condiciones a que deberán ajustarse los lugares de empaque, en donde se acondicionen frutas para el mercado interno, sin las cuales no podrá solicitarse su habilitación, contemplando la inclusión de los pequeños productores, a través de un régimen específico para los mismos".
En 1983 se estableció que la fruta para exportación se empacará en lugares o locales cubiertos y secos, que deberán reunir condiciones adecuadas de espacio, higiene y ventilación, con el fin de evitar los efectos perjudiciales que afecten la calidad, sanidad y conservación. Para tal fin, los mismos, deberán tener piso de mosaico, cemento o cualquier otro material que permita mantenerlos en condiciones de higiene: tendrán techo de material adecuado (fibrocemento, zinc, aluminio u otros similares), no permitiéndose techos de paja o totora.
Los locales de empaque que procesen manzanas y peras con destino al mercado externo deberán contar con máquina limpiadora.
El Servicio Nacional de Fiscalización de la Producción y Comercialización Agrícola (Departamento de Frutas y Hortalizas) cuando las circunstancias así lo requieran, podrá disponer la obligatoriedad del uso de la maquinaria adecuada para un mejor procesamiento.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *