4 de febrero de 2010 13:45 PM
Imprimir

Presión de Moreno para reactivar Camaronera

A pedido del secretario de Comercio Interior de la Nación, Guillermo Moreno, la Cámara de Armadores de Mar del Plata deberá presentar el lunes próximo un proyecto que permita reabrir las puertas de Camaronera, garantizando la continuidad laboral de los 165 empleados que dependen de la firma.

Fiel a su estilo, ese requerimiento de Moreno fue casi una exigencia, fundada en presiones concretas que se desplegaron en el marco del encuentro que volvió a reunir ayer en Buenos Aires al intendente de San Antonio, Javier Iud, el ministro de Producción de Río Negro, Juan Accatino y a seis referentes de la cámara marplatense especialmente convocados por el secretario.

"Acabo de comunicarme con la presidenta y me pidió resolver este tema con Camaronera, para garantizar los puestos de trabajo de los obreros. Por eso les pido que armen un proyecto ustedes, ya que hasta ahora yo no tengo dificultades con la pesca, pero no me obliguen a meterme, porque cuando se empieza a mirar con atención siempre algo raro aparece", les habría expresado Moreno según fuentes vinculadas a la reunión.

El secretario nacional también habría dejado en claro que si los empresarios de la cámara no resolvían el tema "a la planta la pongo en marcha yo, como antes hemos reactivado varias" y ante la consulta de uno de los presentes acerca de cómo sería ese mecanismo simplemente habría manifestado: "Despreocupate pibe, si yo te digo que me encargo, me encargo".

Lo cierto es que el proyecto de la cámara estaría basado en la modalidad de unión transitoria de empresas (UTE), que tratarían de reflotar rápidamente la planta solicitándole a Moreno el respaldo que consideren necesario. El secretario comprometió ese apoyo y a futuro los componentes iniciales de ese grupo podrían ir dejando en manos de un solo interesado o de alguna sociedad que se conforme la actividad de la pesquera.

El panorama es complejo porque la planta de Francisco Di Leva (quien nuevamente no fue convocado al encuentro, pese a que integra la institución marplatense) está concursada y por ende hasta que no se defina esa situación todos los acuerdos que surjan para dar continuidad de trabajo a los obreros serán transitorios.

Entre los seis referentes de la cámara convocados estuvo Alberto Castro Aran, el titular de "Calme" otra firma sanantoniense que además posee negocios en Mar del Plata. A ese empresario, un año atrás, Di Leva le había propuesto venderle su planta e incluso mantuvo hace 20 días una reunión con funcionarios de Pesca provincial que lo consultaron acerca de su posible interés en la pesquera.

Los trabajadores nucleados en el Sindicato de Industrias de la Alimentación (STÍA), en tanto, luego de permanecer a las puertas de la municipalidad aguardando la finalización de la reunión decidieron esperar hasta el lunes sin realizar medidas de fuerza, aunque se organizaron para efectuar guardias para garantizar que nadie ingrese a llevarse maquinarias o a dañar la planta.

Igualmente plantearon su disconformidad con la idea de que una UTE marplatense se hiciera cargo de Camaronera, porque quieren que la firma quede en manos de un solo empresario que se radique en Río Negro, y no de un grupo con responsables inciertos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *