5 de febrero de 2010 19:46 PM
Imprimir

Tilapia a prueba de fraudes

Mediante el uso de tecnologías de ADN, la compañía noruega Genomar desarrolló un sistema a prueba de adulteraciones para rastrear el pescado hasta su origen. La empresa ya emplea este sistema en la granja de tilapia que posee en una zona de montañas selváticas en Malasia, que vende la mayoría de sus productos a los mercados de América del Norte.

Controles realizados a principios de 2009 en varios restaurantes de Estados Unidos permitieron descubrir que 23 de ellos engañaban a sus clientes sustituyendo mero por panga vietnamita o pez gato estadounidense. Y el pargo colorado resultó ser tilapia.En Canadá, de 12 muestras de sushi recogidas en restaurantes de Toronto, 10 fueron confirmadas como tilapia y no como pargo. Para confirmar la identidad de las especies se usaron pruebas de ADN.Trazabilidad a prueba de adulteracionesDesde septiembre del año pasado, la compañía malaya dedicada al cultivo de tilapia Trapia Malaysia Sdn Bhd cosecha la primera tilapia del mundo que se puede rastrear desde la góndola del supermercado hasta el stock reproductor.”Establecimos un nuevo estándar industrial en sanidad alimentaria, convirtiéndonos en la primera compañía del mundo que implementa un sistema de trazabilidad inalterable de última generación desde ‘el huevo al plato'”, explicó a FIS.com el director administrativo de la firma, Morten Høyum, director de la oficina central de Genomar en Oslo.Trapia Malaysia es una empresa mixta en la que la compañía noruega de ciencia marina Genomar AS, a través de su subsidiaria Genomar Production AS, posee el 70%. El 30% restante está en manos de la empresa malaya Dalefin Holding.
La historia de GIFT Granja de tilapia. (Foto: T. Engoe)En 1999, Genomar compró el stock reproductor de la cepa de tilapia GIFT, que fue desarrollada por la Fundación GIFT en Filipinas y Malasia.En sus orígenes, fue el resultado del proyecto “Tilapia cultivada mejorada genéticamente”, desarrollado en conjunto por el Centro WorldFish de Malasia y el instituto noruego de investigación Akvaforsk. Después del éxito alcanzado en la cría selectiva de tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus), el proyecto logró aumentar el crecimiento de la tilapia, lo que benefició a los productores locales con una producción más rentable.Desde que obtuvieron los derechos comerciales para la cepa GIFT, Genomar la mejoró aún más. Ahora tiene la marca comercial GST-Tilapia (Genomar Supreme Tilapia).”La GST-Tilapia es muy superior a las cepas de tilapia silvestre, y tiene una tasa de conversión de alimento mucho mejor que la de la cepa GIFT original”, explicó Høyum.La tilapia cultivada por Trapia fue mejorada más a través de la cría selectiva. En la mejora genética se puso especial atención en aumentar el crecimiento mediante una mejor tasa de conversión de pienso, en el mejor rendimiento del fileteado y en una tilapia con la carne más firme. Algunas de estas mejoras se lograron en colaboración con el laboratorio de ciencias de la vida Temasek, de Sigapur.Todo el material genético utilizado en Malasia proviene de las instalaciones de cría de Filipinas. Pero el perfil de ADN del stock reproductor utilizado es único.Marcadores de ADN para la trazabilidadGenomar desarrolló un sistema de trazabilidad y verificación de origen utilizando marcadores de ADN. Esto es particularmente importante para los productos destinados al mercado europeo. Desde enero de 2005, la trazabilidad es obligatoria en la Unión Europea (UE) y se establecieron reglas para la verificación del origen. La tecnología de Genomar, GenopassTM, es una de las pocas tecnologías que permiten, hoy en día, la verificación de origen del producto, según la compañía.GenoMar estableció la compañía subsidiaria Genopass Pte Ltd en Singapur, para desarrollar y comercializar esta tecnología bajo el nombre Genopass.”En 2005, decidimos instalar nuestro propio establecimiento de engorde. No fue una tarea fácil, dado que buscábamos sitios en los que se pudiese operar de una manera sostenible, sin perjudicar el medioambiente. Luego de buscar durante un par de años, nos decidimos por el lago Temenggor, en Malasia”, dijo Høyum a FIS.com. 
  Filetes de tilapia congelados. (Foto: T. Engoe)En febrero de 2009, los representantes del Gobierno estatal de Perak y del Gobierno federal de Kuala Lumpur se reunieron en la isla Bandeng, en el lago Temenggor, para inaugurar la inmensa granja de tilapia. La apertura oficial estuvo a cargo del Ministro de Agricultura y Agroindustrias, Dato’ Mustapa bin Mohamed. También estuvieron presentes el viceministro de Información, Dato’ Tan Lian Hoe, y el director general de Pesca, Dato’ Junaidi bin Che Ayub. La presencia de altos funcionarios en representación de las autoridades malayas destaca el respaldo oficial al proyecto y la importancia del proyecto para una nación que considera a la agricultura y la pesca sectores en pleno crecimiento.El lago Temenggor tiene áreas con buena profundidad, aguas limpias, sin contaminación de industrias o de la actividad agrícola a gran escala. Con precipitaciones de alrededor de 3.000 milímetros anuales, garantiza un recambio de agua y un bajo nivel de contaminación asociado a las operaciones de la granja.No hay razones para producir una tilapia de calidad superior si las pescaderías, los restaurantes y otros comerciantes sustituyen el pescado por otro más barato que proviene, por ejemplo, de China. El sistema de trazabilidad implementado por Trapia brinda al importador de cualquier mercado una herramienta de control y la garantía de que no se utiliza otro pescado como sustituto.La Tilapia GST se puede rastrear a lo largo de toda la cadena de abastecimiento, desde el stock reproductor hasta que el pescado está listo para ser cocinado.Los marcadores de ADN se destruyen cuando se cocina el pescado. En los mercados de Estados Unidos y la UE, se presta cada vez más atención a la sanidad pesquera y a la trazabilidad de los productos alimenticios. No hay otro productor de tilapia que ofrezca un sistema de trazabilidad a prueba de adulteraciones que se compare con Genomar y Trapia.”Sobre la base de los perfiles de ADN, se pueden identificar los padres del pescado controlado. A partir de una pequeña muestra, se obtiene toda la información completa del pedigrí y se pueden rastrear los ancestros hasta 17 generaciones. El etiquetado físico se realiza sólo en los peces progenitores”, detalla Høyum.La instalación existente tiene una capacidad de producción de alrededor de 2.500 toneladas anuales. El alto nivel de producción se vincula con el hecho de que los peces se pueden cosechar cada seis meses. Se estima que el lago Temenggor tiene, según estudios ambientales, alrededor de 16 lugares separados por al menos un kilómetro de distancia por razones de bioseguridad y protección ambiental. El objetivo de producción es de 40.000 toneladas para 2013, lo que convertirá a Trapia en un importante productor y tal vez en el mayor productor de tilapia de calidad para exportación fuera de China.Hasta el momento, el trabajo realizado por Genomar es muy reconocido en el mercado local y en el de América del Norte, que es su principal mercado de exportación. La empresa está certificada por la Alianza Global para la Acuicultura según los Estándares del Consejo de Certificación para la Acuicultura. Cuenta con la aceptación de los productos de “Calidad de la Línea Carrefour” y el pescado tiene certificación como Halal (alimento aceptado por la religión islámica). Las instalaciones cumplen con el estándar ISO 14001 de certificación (Esquema de Auditoría Ambiental).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *