6 de febrero de 2010 07:59 AM
Imprimir

MANEJO AGRICOLA: LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA PULVERIZACION

Qué tener en cuenta para aprovechar las pocas ventanas de aplicación con la mayor eficiencia.

Temperatura, humedad relativa, velocidad del viento y lluvia. Esos son los cuatro factores ambientales clave a tener en cuenta para tomar las decisiones correctas en la confección del menú que permita lograr una eficiente aplicación de agroquímicos. Con las actuales condiciones climáticas, signadas por las elevadas y asiduas precipitaciones y la proliferación de enfermedades e insectos, hay que estar bien despiertos para lograr dar en el objetivo en el momento justo.

Varios estudios determinaron que las condiciones adecuadas para la aplicación están dadas por: una temperatura menor de 30 grados centígrados; una humedad relativa mayor al 55%; vientos que no superen los 10 km/h; y, claro, ausencia de lluvia. Estos índices se utilizaron para evaluar las condiciones ambientales para la aplicación de agroquímicos en tres subestaciones del INTA.

Rubén Massaro, especialista en el manejo integrado de plagas del INTA Oliveros, destacó que, ante las condiciones actuales de alta humedad relativa y altas temperaturas, la evaporación de las gotas de los fitosanitarios es significativa, porque a diferencia de lo que se piensa generalmente, el aire húmedo demanda agua; es por eso que se produce una evaporación considerable.

La dificultad que se acentúa es la presencia de las enfermedades en las partes inferiores del canopeo, por lo cual la penetración de los productos fitosanitarios debe ser eficaz para combatir a los patógenos a esas zonas de mayor humedad y menor intensidad lumínica, condiciones favorables para muchas enfermedades.

En este contexto, los tensoactivos aparecen como la mejor opción, ya que los volúmenes a aplicar por hectárea son menores y los costos también se diluyen. Esto, a diferencia de los aceites que deben utilizarse en condiciones de humedad relativa más bajas.

En herbicidas, la utilización de tensoactivos puede ser contraproducente, ya que muchos de los productos comerciales lo incluyen ya en su formulación genérica; se recomienda leer bien los prospectos.

En los aditivos, se recomienda la utilización de antievaporantes, ya que disminuyen la cantidad de fitosanitario evaporado por unidad de área foliar. Mientras que en insecticidas, el uso de tensoactivos permite mejor el contacto de los mismos con los vegetales, provocando la consiguiente muerte de los insectos.

Posteriormente, Massaro remarcó la importancia de la altura de la barra del equipo con el cual se realiza la pulverización, ya que una medida óptima para la aplicación sería de unos 50 cms. Incluso, se recomienda la utilización de patines en las puntas de los botalones, para que los mismos estén a la misma altura. Mayores alturas favorecen la deriva.

En una campaña con pocas ventanas de aplicación debido a las frecuentes lluvias, las aplicaciones aéreas cumplirán un rol determinante.

Todas estas situaciones enmarcan cómo proceder en las decisiones más críticas al momento de pulverizar, y qué factores tener en cuenta para realizar una labor óptima desde el punto de vista de la sustentabilidad del sistema.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *