6 de febrero de 2010 08:12 AM
Imprimir

Los productores de maíz ya perdieron US$ 399 millones

Los cierres intermitentes de los registros de exportación de maíz y trigo por parte del Gobierno, sucedidos a partir de 2006, lograron, de acuerdo a las entidades, diferencias sustanciales entre los precios que recibieron los productores y el precio internacional de ambos cereales, situación que derivó en fuertes pérdidas para los agricultores argentinos.

Así, según un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) de la Sociedad Rural Argentina, la pérdida acumulada de ingresos para los productores de maíz, generada en las políticas agropecuarias oficiales, suma ya 399 millones de dólares, en el lapso que va de enero de 2008 a enero de 2010. "A partir de 2006, los productores argentinos de trigo y maíz a partir de 2006 han sufrido una fuerte pérdida de ingresos por las intervenciones en el mercado que mantienen cerrado el registro de exportaciones por largos períodos, con aperturas esporádicas por cantidades limitadas y generalmente tardías para los ciclos productivos", señaló el informe. Además, de acuerdo con el IEE, el resultado de estas políticas ha sido una fuerte pérdida de ingresos particularmente marcada a partir de 2008, y un significativo retroceso en el área de siembra por falta de confianza de los productores en las reglas de juego. Según los datos de este instituto, los precios del maíz al productor desde enero de 2008 estuvieron sistemáticamente por debajo del FAS teórico, "a excepción de los meses de marzo, abril y mayo de 2008". El mismo informe revela que, en algunos momentos del período comprendido entre abril y agosto de 2009, los productores argentinos recibieron entre 24 y 38 dólares menos por tonelada de maíz que el valor internacional. La explicación de cómo se origina la diferencia está en cómo manejan la incertidumbre los exportadores. "La falta de previsibilidad afecta a todos los eslabones del mercado del maíz. Lo que pasa es que cuando estas intervenciones ocurren los exportadores tienen que optimizar la ganancia por tonelada y automáticamente le transfieren el costo de la incertidumbre al productor", explicó el director ejecutivo de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Alfredo Rodes. "Por ejemplo, hoy el valor índice sobre el que se paga los derechos de exportación de maíz representa en la práctica una "sobrerretención" encubierta, que se descuenta al precio que recibe el productor. Esto pasa porque el valor índice de exportación del maíz fijado por el Gobierno es mayor al que se paga internacionalmente. Esa diferencia también se traslada al productor", acotó Rodes. "En definitiva, el intervencionismo oficial genera que, desde hace cuatro años, el productor no perciba el precio internacional del maíz, porque los costos de la incertidumbre se le trasladan a él", agregó Rodes. Un plan fallido Advertido por las entidades de que las intervenciones al mercado podían generar una caída de la superficie de maíz, en diciembre de 2008 el Gobierno anunció un plan para tratar de fomentar la producción del cereal: el Plan Maíz Plus. El mencionado plan estipulaba beneficios fiscales equivalentes a una baja de retenciones por cada millón de toneladas de producción extra para la campaña 2009/2010, a partir de las 15 millones de toneladas. Si bien el programa no pudo detener la caída de la superficie del maíz, la tecnología y el clima hicieron su aporte, y los expertos estiman que la producción de maíz será de 20 millones de toneladas, lo que significaría beneficios fiscales para los productores equivalentes a una baja de retenciones que oscilaría entre 3 y 8 puntos porcentuales, dependiendo de la escala del establecimiento. Claro que, hasta el cierre de esta edición, nadie en el Ministerio de Agricultura supo explicar cómo y cuando el Gobierno pensaba aplicar los beneficios del Maíz Plus, pese a los reiterados reclamos de las entidades rurales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *