6 de febrero de 2010 08:27 AM
Imprimir

La salida, elevar el peso de faena

Para incrementar los niveles de producción de carne hoy el único camino posible es elevar el peso de faena. Ya se sabe que vamos a disponer de menos terneros y que difícilmente eso se reponga en el corto plazo.

El aumento de producción de carne comienza en el campo  Son pocas las variables que definen la producción total de carne, es decir, cuántas vacas hay en stock por el porcentaje de destete y por el peso con que se faena ese destete. Las dos primeras variables se han desmejorado y seguramente le llevará más de dos años recuperarse. La alternativa que nos queda es elevar rápidamente los kilos con que faenamos los animales para amortiguar, en primera instancia, la caída en producción, para luego incrementarla. Con la genética existente y con la etapa final de terminación a corral, podemos estar faenando animales con un 30% más de kilos de lo que hoy se define como para consumo. El mundo produce de esa forma: los Estados Unidos, con el doble de stock que la Argentina, produce cuatro veces más carne. En términos biológicos y económicos son mucho más costosos los kilos de ternero generado al pie de la madre, que los kilos que uno pueda hacerle ganar a ese ternero logrado. Por ello continuar con la masacre que hacemos al faenar animales de menos de 300 kilos, cuando el 60% de esos kilos son hechos al pie de la madre y luego se le agregan 100 kilos en un corral, sin lugar a dudas nos condena a un fracaso. De este error no hemos salido antes porque también hay culpas compartidas. Primero, un desconocimiento total de la producción de carne, de su calidad y de la mayor renta genuina que genera faenar un animal con mayor peso. Segundo, el manejo financiero que permiten los ciclos extremadamente cortos, donde las variables precio de compraventa y plazos, definía la rentabilidad. También influyó una exclusión mal entendida por los criadores cada vez que se quiso incrementar el peso de faena: creyeron en la idea de que producir un animal liviano directo a consumo los ponía en carrera, cuando en realidad a las claras está que si alguien perdió en toda esta etapa, fue la cría. Es lógico entender que si alguien va a comprar un ternero al que tiene que hacerle ganar 200- 250 kilos antes de la faena valore la calidad, la genética y pueda pagar un diferencial pensando en que esa inversión le va a diluir el costo posterior de producción. Una vez generados más kilos por producción, realmente son más que conocidas las posibilidades de compensar valor, desde la propia carne. Logrando colocar sólo 30 kg de carne por media res en el mercado que puede pagar los precios extraordinarios, queda dinero suficiente para compensar los cortes de consumo popular. No hace falta ir muy lejos, nuestros vecinos del Uruguay siguen un plan simple con valores de la hacienda en pie muy superiores a los nuestros y con bajos precios en el asado, las milanesas y la carne picada. Permitirle al ganado en pie tomar más valor abre una enorme posibilidad de producción, de generación de puestos de trabajo y de transformación de recursos agregándoles valor. En el medio, si este proceso requiere más tiempo de lo que creemos y si realmente hay que subsidiar al consumo, busquemos una vía directa por la cual le llegue realmente ese dinero que invierte el Estado al que menos tiene. Si uno hiciera el ejercicio de sumar todo el dinero de subsidios entregados al sector agroalimentario y lo dividiera por la cantidad de hogares necesitados, llegaríamos a un número más que significativo sobre el valor de la canasta básica. Con las condiciones que tiene este país, que estemos en esta encrucijada, que los subsidios al feedlot tomen un rol protagónico, que los productores esperen la suba de precios y que el Gobierno tenga en la mira una nueva medida, en lo personal me avergüenza y eso me motiva a escribir estas líneas. Por Germán A. Pieroni
El autor es médico veterinario y nutricionista.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *