9 de febrero de 2010 07:40 AM
Imprimir

Pese a las quejas, el Gobierno dice que se normaliza la venta de trigo

Afirma que hubo negocios por 3,5 millones de toneladas; persiste el malestar del campo

La comercialización del trigo estaría normalizándose, a juzgar por un informe del Ministerio de Agricultura de la Nación. Los datos oficiales indican que, al 27 de enero pasado, la molinería compró 1,355 millones de toneladas, mientras que la exportación adquirió 2,145 millones de toneladas del cereal. La difusión de estos números a 30 días de terminada la cosecha en las principales zonas productoras, como dice el informe, tiene varias intenciones. Por un lado, contrarrestar la fuerza con que los rumores y las quejas parecen instalar la idea de que el compromiso firmado por el Gobierno con entidades gremiales del campo y algunas provincias no funciona. Por otro, tirar abajo los temores y la desconfianza que genera la flamante exigencia de informar al fisco de sus stocks y su capacidad productiva, por cultivo y por campaña. En rigor, los productores reniegan de tener que completar listas con cifras que, en teoría, deberían tener la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), además de que los incomoda estar bajo la lupa del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que sigue de cerca el tema. De todas maneras, han tenido que cumplir con el requisito, por lo que el Ministerio de Agricultura dispone de la siguiente información: en el país, unos 29.930 productores cultivan trigo; de ellos, 27.745 obtienen hasta 800 toneladas y juntos son responsables del 44% de la cosecha nacional; los 2191 restantes generan el 56 por ciento. No niegan desde la cartera agrícola que haya dificultades para concretar negocios de compraventa de trigo: desde problemas de calidad del cereal hasta el costo del flete. Pero, según el subsecretario de Agricultura, Oscar Solís, se ponen todas las herramientas a su alcance para destrabar este tipo de situaciones. El viernes pasado, por ejemplo, el funcionario participó de una reunión en Paraná, Entre Ríos, en la que se le planteó la inconveniencia de vender trigo si el traslado representa el 20-25% del valor del cereal. La solución ofrecida fue el subsidio del flete cuando supera los $ 90 por tonelada. "Números humildes" En el caso de Entre Ríos, los datos oficiales señalan que las fábricas habrían adquirido 112.000 toneladas y que habría otras 100.000 comprometidas por exportadores (sobre un acuerdo suscripto días atrás por 250.000 toneladas). "Nuestros números son más humildes; evaluamos la marcha día tras día", confía Alfredo Bel, dirigente local de la Federación Agraria. Sin embargo, el productor se mostró optimista por la posibilidad de acceder al subsidio del transporte en los casos en los que la distancia hace inviable la venta. El propio Solís contó ayer a LA NACION que igual inconveniente habían planteado desde el sudeste bonaerense, por lo que abrieron registros de operaciones de exportación verdes (ROE) para facilitar la salida del cereal por los puertos de Necochea y Bahía Blanca. "Así y todo, nuestras respuestas parecen pocas", reconoció el funcionario, que además insistió en el "acierto" de que los negocios se ajusten al precio de referencia que publica diariamente su área, así como a la oferta de financiamiento para la retención de trigo y para la industria molinera, y la aprobación de permisos de exportación, entre otras acciones. A pesar de estas posibilidades, la Federación Agraria nacional evalúa medidas de protesta para los próximos días, por "la crítica situación que atraviesan los productores de trigo".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *