9 de febrero de 2010 07:30 AM
Imprimir

El repunte de la soja en Chicago favoreció las cotizaciones locales

La oleaginosa de la nueva cosecha se negoció a US$ 218, con una mejora de 3 dólares

Los precios de la soja registraron ayer en la Bolsa de Chicago un rebote tras las importantes bajas de las últimas ruedas. Este repunte, que también favoreció las cotizaciones locales, encontró como fundamentos alcistas el aumento del petróleo; la leve apreciación del euro respecto del dólar, y la posibilidad de que el USDA recorte hoy en su reporte mensual las existencias finales de los Estados Unidos. En el mercado disponible local, las fábricas ofrecieron $ 940 por tonelada de soja con entrega en el corto plazo sobre las terminales de San Martín, San Lorenzo, Ricardone, Timbúes, General Lagos, y en Villa Gobernador Gálvez, $ 10 más que el viernes pasado. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (Magyp) fijó el valor FAS de la oleaginosa en 956 pesos. La soja de la próxima cosecha, con entrega en mayo, se negoció a 218 dólares por tonelada en Bahía Blanca; a US$ 215 en Timbúes, San Martín, San Lorenzo, Ricardone, General Lagos, Arroyo Seco y en Ramallo, y a US$ 213 en Necochea, con subas de 3 dólares, respectivamente. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) las posiciones mayo y julio de la soja aumentaron US$ 4,30 y 4,10, mientras que sus ajustes fueron de 220 y de 225,10 dólares por tonelada. Las pizarras de la Bolsa de Chicago mostraron alzas de US$ 5,88 y de 5,60 sobre los contratos marzo y julio de la soja, cuyos ajustes resultaron de 341,54 y de 348,33 dólares por tonelada. Hoy, el USDA difundirá por la mañana su reporte mensual de oferta y demanda de granos de febrero. Los operadores privados esperan que el organismo recorte las existencias finales estadounidenses de soja, debido al buen andar de la molienda y de las exportaciones. Por ello, en promedio, calcularon stocks de 5,96 millones de toneladas, por debajo de los 6,67 millones proyectados por el organismo en enero. Vale añadir que el mercado estará pendiente de las cifras que el USDA aporte para las cosechas de soja de América del Sur. En tal sentido, el mes pasado, el organismo estimó la producción de Brasil y de la Argentina en 65 y en 53 millones de toneladas, respectivamente. Más ventas de maíz El mayor interés evidenciado por algunos exportadores, sumado a la mejora de los precios, posibilitaron que ayer se negociaran en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) unas 30.000 toneladas de maíz de la nueva cosecha. Según la entidad, los compradores pagaron US$ 113 por tonelada con entrega sobre Timbúes, San Martín, Punta Alvear, Ramallo y sobre Lima, 3 dólares más que el viernes pasado. La suba fue de un dólar en Bahía Blanca, donde el cereal se cotizó a US$ 117. Sobre esta terminal bonaerense también se registraron operaciones con maíz para descarga en febrero, por el que se propuso hasta $ 455, es decir, que se convalidó el valor FAS teórico fijado por el Magyp. Tras una semana en que se habilitaron permisos para exportar por un volumen de 407.000 toneladas de maíz, la Oncca aprobó ayer ROE Verdes por otras 77.000 toneladas. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó que los consumos pagaron $ 460 por tonelada de maíz en San Antonio de Areco; 430 en Chacabuco por cereal disponible y 95/100 dólares por mercadería con entrega en febrero y marzo, y 101/105 dólares en Baradero. En el Matba, las posiciones abril y julio del maíz subieron US$ 1,70 y cerraron con ajustes de US$ 112,70 y de 116,20 por tonelada. Los contratos marzo y mayo del maíz en Chicago aumentaron US$ 1,77 y concluyeron la rueda con ajustes de 140,15 y de 144,68 dólares por tonelada. En la plaza de trigo, la tónica fue la misma de los últimos meses. El único foco de demanda fueron los molinos, que volvieron a operar a baja escala. Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires los interesados ofrecieron entre 548 y 630 pesos por tonelada del cereal, según calidad y procedencia. El Magyp fijó el valor FAS teórico del grano fino en 625 pesos. Las posiciones marzo y julio del trigo en el Matba retrocedieron US$ 1,30 y 1,10, mientras que sus ajustes fueron de 130,50 y de 145,50 dólares por tonelada. Por último, el girasol disponible se negoció a $ 880 en Rosario, Ricardone, General Deheza, San Jerónimo, Junín y en Reconquista, con una mejora de $ 5. El mismo valor fue ofrecido en Bahía Blanca y en Necochea, aunque en esos casos no implicó cambios. El girasol con entrega en marzo se cotizó sin variantes, dado que los compradores propusieron US$ 235 en Bahía Blanca, Necochea y en Junín, y US$ 230 en Rosario, Ricardone, Reconquista y en General Deheza.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *