13 de junio de 2012 22:23 PM
Imprimir

Tras el paro, los ruralistas buscan una alianza con Moyano y la CTA

También con otros sectores para unificar reclamos contra la política oficial.

El sector agropecuario concluyó ayer con un paro comercial que logró alto acatamiento entre los suyos pero no tuvo el brillo político de los de antes. A diferencia del 2008, ahora los dirigentes de la Mesa de Enlace tienen que codearse con los de otros sectores para ocupar un lugar en una agenda cada vez más complicada, multifacética. Pero también distinto de aquel conflicto que los tuvo como únicos protagonistas, ahora son varias las voces que exigen al kirchnerismo un giro de timón. La conclusión es casi obvia: la nueva estrategia del ruralismo será juntar fuerzas con otros sectores gremiales y empresarios .

La CGT de Hugo Moyano, el dirigente sindical que en la crisis de la Resolución 125 no dudó en movilizar a las huestes de camioneros para enfrentar a los chacareros liderados por Alfredo de Angeli; o la CTA de Pablo Micheli, el dirigente estatal que no hace mucho también formaba parte del arco oficialista; son dos de los dirigentes que muy pronto podrían reunirse -en conjunto o por separado- con dirigentes agropecuarios.

Pero integrantes de la Mesa de Enlace podrían verse las caras además con dirigentes de otros sectores empresarios que integraban el extinto “Grupo de los 8”.

La posibilidad de confluir con sectores que antes era antagónicos pero que ahora comenzaron a tomar distancia del kirchnerismo fue la principal decisión a la que llegaron Hugo Luis Biolcati (Sociedad Rural), Carlos Garetto (Coninagro), Rubén Ferrero (CRA) y Eduardo Buzzi (Federación Agraria) en una reunión que mantuvieron ayer en Buenos Aires.

Allí calificaron el paro de “contundente” y anunciaron que la tropa rural seguirá “en alerta y movilización”.

La segunda decisión de la mesa de Enlace estaba cantada: reiteró por nota al ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, un pedido de audiencia que sabe no será respondido, pues ese funcionario ya dijo que solo se reuniría por separado con las entidades del campo. “Vamos a ir las cuatro juntas para no abusar de su tiempo”, ironizó Biolcati, para dar cuenta de que la unidad no será prenda de una posible negociación con el Gobierno.

Descreídos de la posibilidad de diálogo, la acción de la Mesa de Enlace no será monolítica para buscar acercamientos con otros sectores. Buzzi, en soledad, se reunirá hoy mismo con Micheli, de la CTA disidente. Y aunque ninguno de los cuatro admitió haber hablado con Moyano, ya se especula con contactos que conduzcan a que el ruralismo pueda acompañar el principal reclamo de la CGT y otros sectores sindicales: que se eleven los mínimos no imponibles de Ganancias para que los trabajadores no paguen ese impuesto cada vez que cobran su salario.

Forzar al Gobierno a modificar esos mínimos parece ser el cause en el que pueden navegar juntos sectores tan diferentes. “Miles de trabajadores están pagando el impuesto a las Ganancias”, se quejó Buzzi. “El de los mínimos no imponibles es un tema que es común a toda la economía”, añadió Biolcati. El sector brega por elevar ese piso para el impuesto a los Bienes Personales.

Eso impediría que muchos productores pequeños y medianos deban pagar el impuesto a la Riqueza, tras el revalúo del valor fiscal en varias provincias.

“Es muy probable que en el corto plazo tengamos reuniones de ese tipo”, contestó Ferrero, de CRA, al confirmar que también intentarán reflotar los vínculos con las entidades de bancos privados, la Bolsa y las cámaras de comercio y de la construcción

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *