14 de junio de 2012 12:33 PM
Imprimir

La picadura de Amblyomma americanum parece desencadenar alergia a la carne en personas

Los primeros casos se dieron en Virginia Central pero se han extendido.

Los especialistas aún no han encontrado una explicación al hecho: las picaduras de la garrapata Amblyomma americanum, común en perros y gatos en Estados Unidos, están produciendo un número creciente de casos de alergia repentina a la carne en personas. Una muestra más de que los propietarios de animales de compañía deben proteger a sus mascotas de los parásitos, por su propia seguridad.

Según una noticia publicada en NewsPlex.com, los médicos de Virginia Centra (Estados Unidos) y los territorios limítrofes están enfrentándose a un número creciente de casos de personas que han sido picadas por garrapatas de la especie Amblyomma americanum y han desarrollado una alergia repentina a la carne roja.

El doctor Thomas Platts-Mills, del Departamento de Inmunología Clínica y Alergias de la Universidad de Virginia ha explicado que se trata de una forma de alergia alimentaria completamente desconocida hasta el momento, por la cual a las pocas horas de consumir carne de ternera, ovino o cerdo el paciente evidencia una urticaria.

“Estamos seguros al 98% de que A. americanum está provocando estas reacciones”, ha declarado Platts-Mills. No obstante, se sigue intentando averiguar que es lo que hace que se desarrolle este tipo de alergia, diagnosticada por primera vez en 2006. Precisamente el investigador también ha sido  víctima de este problema, tras ser picado por varias garrapatas hace cinco años. Actualmente, se han registrado alrededor de un millar de casos.

El investigador de la Universidad de Virginia advierte de que se tomen las máximas precauciones para evitar las picaduras de estas garrapatas y que puedan ser introducidas en los domicilios a través de perros y gatos.

A. americanum sólo está presente en los Estados Unidos, donde su distribución ha crecido mucho en las últimas décadas: actualmente se ha notificado la presencia de ejemplares desde Maine hasta Texas y Oklahoma. Puede transmitir la ehrlichiosis monocítica humana, la tularemia, posiblemente la fiebre de las Montañas Rocosas y la enfermedad de la erupción asociada a las garrapatas del sur (STARI, similar en algunos aspectos a la enfermedad de Lyme).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *