23 de junio de 2012 11:46 AM
Imprimir

Dependencia de los agroquímicos

Según sostienen los especialistas, los nuevos sistemas de producción de granos gruesos acentúan la necesidad de utilizar herbicidas.

Los costos de la actividad agrícola son cada vez más altos. Los cambios en lo que hace a protección de cultivos contribuyen a ello. Durante Mundo Soja Maíz 2012, que se desarrollará el 3 y el 4 del mes próximo en el Centro Costa Salguero, éste será uno de los temas abordados.

En efecto, bajo el título “Maíz y Soja: la nueva forma de hacer el cultivo”, Santiago Barberis coordinará un módulo de protección de cultivos, acompañado por los consultores Ramiro Oviedo Bustos -con el tema Complejo Heliothis. Un problema para dos cultivos- y Alberto Bianchi -¿Qué hacer ante la nueva problemática de las “malezas duras”?-.

Justamente en materia de malezas, el caso emblema es el de la soja y la rama negra, una de las dificultades más importantes del año. Prácticamente no queda área sojera argentina exenta de este problema. “Las malezas tolerantes a glifosato son las que más dificultades están generando en el cultivo. Esto deriva en una modificación en lo que hace al manejo y al uso de herbicidas residuales. Hemos pasado del uso exclusivo del glifosato a un espectro de herbicidas mucho más grande. En consecuencia, el costo de hacer soja se ha incrementado en unos 20 a 30 dólares por hectárea”, explicó Barberis, como adelanto de lo que se estará desarrollando en el Congreso organizado por la consultora SEMA.

“Vamos a analizar por qué llegamos a tener que volver a usar herbicidas viejos para encontrar soluciones a las malezas nuevas. Cuando está en estado reproductivo, la rama negra no se puede controlar con nada. Hemos visto a productores que venían de 8 a 10 años de siembra directa tener que mover la tierra para poder combatir la maleza”, acotó Barberis.

Por las siembras tardías

Por su parte, en maíz, el tema central no son tanto las malezas, sino la aparición de insectos. El más relevante, y que también afecta la soja, es Heliothis. Se trata de una isoca que en soja hace mucho daño cortando plantas y comiendo granos. En ambos cultivos afecta directamente el rendimiento. Según el especialista, esto implica un manejo específico en lo que hace a monitoreo, una forma distinta de recorrer los lotes y la necesidad de otros insecticidas y dosis.

“En el maíz vemos que está haciendo mucho daño en espiga. En el cereal esta plaga siempre existió, pero como se sembraba temprano su importancia no era tanta. Ahora, ante el crecimiento del maíz tardío o de segunda, ha crecido. El manejo se hace habitualmente a través de eventos, con biotecnología, o en forma química. En el Congreso vamos a mostrar qué es lo que se puede hacer”, relató Barberis. Y agregó que, en lo que hace a enfermedades, en maíces tempranos la predominante es la roya, pero en tardíos se suman el tizón y varias más.

“Vemos que los cultivos de segunda van a ser más estables, pero necesitan mucha protección. Estamos yendo a sistemas que van a tener más estabilidad en rendimiento, pero son cada vez más dependientes del uso de la biotecnología o de los agroquímicos. Esto deriva en que son más caros de hacer”, aseguró Barberis.

En lo que hace a soja, según el especialista, también se siente el impacto. Han aparecido muchas más plagas. “Vemos que muchos están haciendo aplicaciones al principio, alterando el equilibrio natural, y con eso el lote ya arranca con un nivel de deterioro que hace que estemos nosotros y las plagas solamente, no hay enemigos naturales que nos ayuden. Entonces hay que seguir aplicando insumos”, expresó. Y agregó: “Si con el uso de herbicidas en soja se incrementa el costo en unos 20 dólares, al sumar los tratamientos para plagas, ya tenemos 20 dólares más. Con todo este panorama hace falta trabajar otras variables para ser más eficientes”, concluyó.

Los interesados en acceder a mayor información sobre Mundo Soja Maíz 2012 puede acceder al sitio: www.mundosojamaiz.com.ar

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *