11 de febrero de 2010 08:22 AM
Imprimir

¿Hay igualdad en la aplicación de la norma de seguridad alimentaria?

Para saberlo, España impulsará un plan de acción que determinará la repercusión que tiene sobre la competitividad del sector en relación a terceros países. Además, dice que los agricultores europeos deben recibir retribuciones por sus esfuerzos.

La presidencia española de la Unión Europea está impulsando un plan de acción para analizar las repercusiones que sobre la competitividad de la agricultura y la industria tiene la seguridad alimentaria comunitaria, que en muchos casos, no se exige a los exportadores de terceros países o no se aplican de forma tan exigente como se hace en la UE.

Lo dijo ayer Carlos Escribano, director general de Recursos Agrícolas y Ganaderos del MARM durante la clausura en Sevilla del seminario sobre análisis de riesgos de las importaciones comunitarias, organizado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

Escribano puntualizó que  un elemento clave en los procesos de negociación "es la aplicación efectiva de la reciprocidad y el equilibrio" para cerrar futuros acuerdos comerciales multilaterales de productos agrícolas.

Por otro lado, matizó que es necesario establecer mecanismos de retribución a los agricultores europeos por el esfuerzo que hacen en seguridad alimentaria.

En este sentido, indicó la conveniencia de utilizar un etiquetado sencillo, fácil de aplicar y que no suponga un coste añadido y resaltó la importancia de difundir información veraz del modelo de producción comunitario y de los sistemas de diferenciación.

Recordó que el modelo europeo insta al sector a producir alimentos sanos y seguros, obtenidos en explotaciones respetuosas con las normas higiénicas, sanitarias, de bienestar animal y de protección del medio.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *