11 de febrero de 2010 11:45 AM
Imprimir

Los ganaderos, muy molestos por los dichos de Cristina

La presidenta había atribuido el aumento del precio de la carne a especulaciones de los productores. La dirigencia rural consideró que quiere confundir a la ciudadanía para tapar los errores de su gobierno.

Productores ganaderos y dirigentes agropecuarios salieron a criticar ayer con gran dureza a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, por acusar al sector de especular con el manejo de los rodeos y ser el culpable del aumento de los precios de la carne, que en algunos cortes llegó al 50%.
Una de las primeras entidades en salir al cruce de la presidenta fue la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), que en un comunicado aseguró que el aumento del precio de la carne fue consecuencia de "las nefastas políticas aplicadas" por el gobierno.
"La desinformación a ciertos niveles de toma de decisión resulta inexplicable, y más aún la expresión pública de tal desinformación. El aumento del precio de la carne lo venimos anticipando desde hace cuatro años, al aplicarse nefastas políticas sectoriales que contrajeron la producción y desincentivaron la actividad frente a una demanda sostenida y en aumento de carne en nuestro país", indicó la entidad liderada por Pedro Apaolaza.
"Dijimos que si las políticas hacia el sector no se modificaban, el precio de la carne iba a ser restrictivo para determinados sectores populares, que paradójicamente son los que más necesidades de proteína animal tienen, y no nos hicieron caso", se lamentaron los dirigentes de CARBAP.
En el sudoeste bonaerense la dirigencia también fustigó duramente a la presidenta, sobre todo por el hecho de que la primera mandataria dijo que, como llovió, los productores están reteniendo la hacienda para engordarla. La zona está atravesando una sequía histórica, con una caída general de los rodeos del orden del 30%.
"Es lamentable la falta de información que tiene en su rol de jefa de Estado. Lo que sucede es una de las secuelas de una política ganadera inexistente en el país, a la cual se le suma una sequía recurrente que ha diezmado la ganadería argentina", manifestó Fernando Carrizo Fierro, dirigente y productor ganadero de Médanos.
"Hoy faltan los novillos y novillitos que se perdieron hace dos y tres años. Con mirar los stocks se daría cuenta de que lo que dice no es cierto", opinó.
El dirigente dijo que la caída del stock ganadero, en su distrito, llega en algunos casos al 56%.
"Lo peor es que, aún si realmente fuera cierto lo que dice la presidenta, los productores estarían en una razonable y totalmente autónoma decisión empresaria de darle más kilo a sus animales, aprovechando una mejor oferta forrajera", expresó.
"En todo el mundo se promueve inyectar más kilo a los animales para vender y generar mayor producción –indicó–. Entonces, la presidenta no sólo comete el error de decir que hay terneros y novillos cuando no lo hay, sino que ataca al campo en forma indebida".
"En definitiva, me cuesta aceptar que una presidenta no sepa nada sobre los récords de exportación que se han batido matando hembras, que es el capital de cría y productivo del sector ganadero. Nunca se ha dado la matanza y exportación de hembras como ahora", dijo.
Carrizo Fierro dijo que, sin una política ganadera de recuperación de vientres, "la situación se va a seguir complicando".
Alfredo Belardinelli, productor ganadero de Tornquist, manifestó que lo ocurrido parece "una tomada de pelo".
"Parece como si la presidenta no viviera en este país. Esto no es algo que haya surgido ahora. Todo el mundo sabía que en algún momento iba a haber una escasez en el producto, y que los precios iban a aumentar", dijo.
"Con estas declaraciones, en vez de reconocer el problema, lo único que hace es mirar para otro lado. A ese nivel político no podés tener malos informantes; es obvio que hay una intencionalidad", añadió.
Belardinelli sostuvo también que, si los inversores del circuito ganadero no ven un rédito económico seguro, seguirán apostando a la agricultura.
Por su parte, el dirigente agropecuario de Bahía Blanca, Jorge Grimberg, dijo que Cristina Fernández "está mal informada o quiere desinformar".
"Lo que ocurre es el resultado de una política de destrucción de la ganadería –explicó–. Hay cada vez menos oferta y, por otro lado, la demanda va en aumento. Como no hay animales, el precio tiende a subir".
"Durante todo el año pasado hubo una liquidación total de vacas, y la sequía determinó una baja de la preñez. Pero bueno, el gobierno intenta justificar lo injustificable", manifestó.
Grimberg sostuvo que es normal que quienes tengan algo de pasto piensen en alimentar mejor a sus animales.
"En cambio, los que tienen sequía, deben venderlos rápido porque no tienen con qué alimentarlos. Esto fue lo que generó una sobreoferta que determinó los precios tan bajos de los últimos tres años, pero ahora eso está cambiando", concluyó.
El titular de la Sociedad Rural de Coronel Dorrego, Amaro Merino, dijo que el comentario de la presidenta fue "muy desafortunado".
"Tergiversó todo. Con estas cuestiones populistas, no hace más que confundir a la gente", opinó.
El dirigente dijo que el aumento se debe a la disminución de hacienda, una de las consecuencias de la sequía que sufre la zona del sudoeste bonaerense. Admitió, no obstante, que las últimas lluvias llevaron a los productores a aprovechar las pasturas y a retener animales.
"A la liquidación que se venía dando se le sumó la retención para mejorar a los animales. El resultado fue la suba de precios", dijo.
Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural de Coronel Pringles, Manuel Domínguez, enfatizó que los dichos de Cristina Fernández constituyen "una barbaridad", al tiempo que sostuvo que este panorama "se veía venir".
"Nos hemos quedado sin vacas. Nosotros avisamos que en el corto o mediano plazo íbamos a tener que importar carne, y ya estamos por ese camino", manifestó el dirigente rural.
"Hace dos o tres años que estamos anunciando estos aumentos porque los productores han debido malvender sus vacas. Tuvieron que desprenderse de su capital por apenas 400 o 500 pesos. Esto se veía venir", insistió, para asegurar que lo mismo sucederá con el trigo.
El dirigente de la FAA en Coronel Pringles, Pablo Cornago, dijo ayer que en los partidos del sudeste bonaerense está cortada la cadena de pagos para el sector agrícola.
"En la zona de Pringles y sus alrededores no retenemos nada porque la sequía hizo que hace rato vendiéramos nuestras vacas. Ahora ni pasto tenemos para darle a los pocos animales que quedan", sostuvo.

Srodek: "No hay que inventar culpables"

El diputado provincial de Unión Pro por la Sexta Sección y referente agropecuario dorreguense Jorge Srodek se sumó ayer a las críticas contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por atribuir los aumentos en el precio de la carne vacuna a especulaciones del sector ganadero.
"La presidenta no tiene razón –sentenció el legislador–. El aumento del precio de la carne no se debe a las mayores precipitaciones ni a una disparatada confabulación masiva de los productores ganaderos".
"Lo que ha ocasionado que los precios aumenten es la falta de oferta en relación a la demanda. Eso se explica porque el gobierno ha mantenido los mercados intervenidos, no ha generado incentivos a la producción, ha sostenido una destructiva política de precios mínimos y se ha empecinado en controlar el flujo de exportaciones", analizó Srodek.
"En lugar de intentar inventar culpables y crear demonios, debería ocuparse de resolver el problema de la inflación, que es el impuesto más salvaje para los argentinos que menos tienen", finalizó.

Eduardo Buzzi anunció ayer dos acciones de protesta de FAA

 En este marco, Federación Agraria Argentina anunció que el martes próximo hará un tractorazo de protesta en la localidad santafesina de Chabás, mientras que el 26 de este mes concretará un acto de protesta frente al puerto bonaerense de Quequén. El anuncio lo realizó el presidente de la entidad, Eduardo Buzzi.
"Comenzamos con acciones gremiales", sentenció el dirigente, quien criticó a la administración kirchnerista por promover el "chamuyo y barullo" para discutir públicamente cuestiones que hacen a las políticas de Estado.
Buzzi dijo ayer que en el Litoral argentino "ya se compra asado uruguayo", algo que consideró como una lógica consecuencia por haber castigado al sector ganadero con el cierre de las exportaciones y el desaliento de la inversión.
"En este panorama, el productor opta vender sus vacas y sembrar soja. Son las políticas dispuestas por el gobierno kirchnerista las que dejan sin carne a las mesas de los argentinos, o elevan los precios de ese producto", dijo, al tiempo que recordó que la Mesa de Enlace advirtió que esto sucedería.
El titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, afirmó que la gente está pagando "los errores de los dos gobiernos kirchneristas".
"Este año la producción de terneros va a estar 3,5 millones por debajo del promedio de cabezas que teníamos en los últimos dos años", informó.
Llambías dijo que no hay que culpar a los productores ganaderos por la suba.
"Cuando los chacareros sufrían los precios totalmente achatados y los mercados intervenidos, los consumidores igual pagaban aumentos todos los meses, ya que había intermediarios amigos del gobierno que se enriquecían con ello", subrayó.
El diputado nacional y ex vicepresidente de Federación Agraria, Ulises Forte, dijo por su parte que "echarle la culpa a los productores (de los aumentos) es, por lo menos, un desconocimiento total de lo que ocurre".
"La verdad es que no hay más vacas en los campos, porque nos comimos hasta las madres. Hubo una liquidación de stock tremenda por quebranto de productores, por desánimo, por falta de inversión y por la sojización", indicó el diputado.
La Sociedad Rural Argentina (SRA), en tanto, consideró que la presidenta "hace un análisis sesgado de la realidad".
"(Cristina Fernández) no menciona que hace casi cinco años (el productor) recibe el mismo precio por su producto, lo que en algunos casos ha provocado quiebras", se señaló.
Para la entidad, los dichos de la primera mandataria "revelan la falta de conocimiento de las autoridades nacionales sobre la crítica situación que atraviesa la ganadería de nuestro país".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *