11 de febrero de 2010 12:09 PM
Imprimir

Criadores y comercializadores de cerdos viven el mejor verano en mucho tiempo

La disparada que tuvo el precio de la carne vacuna y una pequeña ayuda que les dio la presidenta de la Nación a través de una frase hizo que todos los integrantes de la cadena de producción y comercialización porcina hoy estén viviendo el mejor verano en mucho tiempo.

En efecto, de una ronda de consultas realizada entre titulares de chancherías y criadores surge que desde finales de año hasta la actualidad los incrementos en las ventas estuvieron entre el 30 y el 50 por ciento. En tanto, el precio del ganado porcino en pie también tuvo un aumento cercano a la mitad.

“En las dos últimas semanas de 2009 fue impresionante cómo aumento la carne”, expresó Javier Corbacho, de la chanchería Los Notables, de Chacabuco. Agregó que aún mayor fue la suba registrada por otros elementos de uso cotidiano en los establecimientos, como las tripas y las especias. Como contrapartida, en el caso de ese comercio el incremento registrado en las ventas al mostrador estuvo cercano al 30 por ciento. Lo que más llevan los clientes, contó Corbacho, son costeletas, matambrito, pechito de cerdo y solomillo.

“La verdad es que la Presidenta nos dio una mano”, expresó, por su parte, Marcelo Milione -de Chacinados Milione, también de Chacabuco-, refiriéndose a los dichos de Cristina Fernández en torno a los supuestos efectos afrodisíacos de la carne de cerdo. Para el comerciante, más allá de que se trató de una humorada, ese comentario ayudó a poner a ese producto en la consideración popular. En su establecimiento, las ventas de carne fresca crecieron desde fines de año un 50 por ciento.

En tanto, el ingeniero Ariel Di Piero, que tiene un criadero de cerdos en el partido de Salto, sostuvo que la situación de los productores porcícolas comenzó a dar un vuelco hacia finales de 2009 gracias al aumento que tuvieron los precios. Hasta ese momento, agregó, el sector estuvo muy complicado a causa de la caída en los valores, sobre lo cual tuvo mucha influencia el ingreso de carne desde Brasil.

"Los valores venían en ascenso independientemente de lo que dijo la Presidenta", aclaró Di Piero, y agregó que si la demanda continúa en ascenso habrá que aumentar la producción de cabezas. Para avanzar en esto, lo más costoso son las instalaciones de los criaderos. De todos modos, una ventaja que tiene la actividad porcícola en relación al ganado vacuno es que terminar un capón para sacarlo a la venta lleva menos tiempo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *