8 de noviembre de 2009 08:00 AM
Imprimir

"Hay que adoptar las nuevas herramientas y cambiar la forma de hacer agricultura"

La unidad de producción debe dejar de ser el 'lote'. Los insumos se tienen que aplicar con criterios de ecoestabilidad. Resultados

La Facultad de Agronomía, Zootecnia y Veterinaria (FAZ) de la UNT fue la sede de una conferencia sobre Agricultura de Precisión, que estuvo a cargo del Proyecto Nacional de Agricultura de Precisión, perteneciente al INTA Famaillá y el INTA Manfredi. Estuvo dirigida a estudiantes avanzados del último año de la carrera de Agronomía, de la materia optativa Agricultura de Precisión.
En diálogo con LA GACETA Rural, el ingeniero Luis Vicini (INTA) describió cuáles fueron los temas tratados: Agricultura de Precisión como compromiso regional, social, ambiental e integración vertical (Agricultura de Precisión más agroindustrias y agregado de valor a los granos); Herramientas de agricultura de precisión; Monitores de rendimientos para diferentes cultivos; Manejo de la variabilidad natural e inducida en los campos; Manejo por ambientes o de sofá, recolección e interpretación de datos. Disertaron Juan Pablo Vélez (INTA Manfredi) y Ricardo Rodríguez (INTA Famaillá).
Son importantes estas acciones interinstitucionales, en este caso entre la FAZ y el INTA, debido a que se debe lograr que, en el menor tiempo posible, haya más personas informadas o adoptando estas nuevas tecnologías. "Es el único modo de producir un cambio de paradigma en la forma de producción actual e ir a alimentos sanos, baratos y que, al producirlos, se dañe lo menos posible al medio ambiente", dijo. Vicini sostuvo que es mucho lo que se avanzó desde el INTA con el Proyecto Agricultura de Precisión y Máquinas Precisas (AP&MP), teniendo en cuenta que tiene como objetivo cambiar el concepto de cómo se debe hacer agricultura. "El gran desafío es poner una agricultura que, ya de por sí, está bien ubicada entre las líderes mundiales, no solamente por los rendimientos por hectárea, su eficiencia y bajos costos, sino por la profesionalización de la gente que trabaja y por el menor uso de agroquímicos y la mayor preservación de áreas de cultivos, produciendo con equidad social y sostenibilidad", reflexionó.
Pero el cambio de concepto del manejo de la tierra, el capital y el trabajo para la obtención de alimentos, es el verdadero objetivo del Proyecto. "La unidad de producción debe dejar de ser el ‘lote’, para pasar a hablar de unidades submétricas, localizadas en latitud y longitud, y con un conocimiento cabal de sus potencialidades y limitaciones, para aplicar insumos con criterios de ecoestabilidad", dijo. Por eso, Vicini señaló que el INTA tomó el desafío de cambiar el concepto del ‘manejo tosco empresarial’ de las grandes unidades, por el de ‘conocimiento acabado del suelo’, para obtener alimentos de calidad provocando el menor daño ambiental posible.
"Es desde el Proyecto de Agricultura de Precisión donde se propondrán los cambios, utilizando el antecedente de que cuenta con toda la acción desplegada en años anteriores, que desde su primera etapa ha obtenido progresos sostenidos y fácilmente verificables en diferentes zonas del país, puntualizó.
Como dice el ingeniero Mario Bragachini, los primeros colonos ya practicaban "agricultura de precisión", porque por una acción instintiva de observación de resultados, de prueba y error, ya conocían la variabilidad local y dividían sus campos y sus lotes en fracciones o unidades menores, siguiendo una loma, una media loma, o accidentes más llamativos. "Hoy las imágenes satelitales de alta resolución, la espectro fotogrametría, la aplicación de índices verdes, y otras técnicas y artilugios combinados, son fieles testigos que aquellas divisiones que practicaron los primeros colonos", dijo el experto.
Esta palabra es, quizás, el eje del trabajo del Proyecto AP&MP. Son las disciplinas que deben converger para potenciar resultados en el menor tiempo posible. La ingeniería metalmecánica y electrónica, la genómica, agronomía de cultivos, el diseño y ergometría, la robótica, la informática, la calidad agroalimentaria, la nanotecnología, la nutracéutica y  la economía, son disciplinas que deben potenciar resultados. Hay que ir conformando los equipos, no tan sólo en el INTA, sino en trabajo conjunto con las universidades, institutos, empresas y organizaciones, los nodos o "clusters" de empresas de maquinarias o de desarrollos tecnológicos.

El desarrollo territorial

Comienza, primero, por un conocimiento acabado de la potencialidad y limitaciones del mismo; incluyendo topografía, génesis del suelo, distribución de acuíferos, redes hídricas, condiciones ambientales, la sociedad y la cultura de su gente, el grado de inclusión, la aptitud productiva de sus suelos, agrícola, ganadero, mixto o para recreación, turismo o producciones de otro tipo. Cada rincón de un territorio debe estar caracterizado, estudiado y definido, a nivel de comunas rurales, municipios o departamentos, provincias, región o macro región. Desde el punto de vista del Proyecto, el conocimiento de unidades mayores y toda su problemática (cuencas, erosión, anegamientos y escorrentías), permitirá una mejor aplicación de los objetivos propuestos, para ser aplicados en los campos, en las chacras, en las fincas, en los lotes.1)Los alimentos se deben producir en forma sana y a bajo costo, provocando el menor daño posible sobre el medioambiente.

2)Uno de los objetivos debe ser tener un conocimiento completo de las potencialidades y limitaciones del suelo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *