11 de febrero de 2010 21:43 PM
Imprimir

Nuevo estudio sobre el tratamiento de caballos con células madre

Las células son derivadas de médula ósea y son más efectivas que las células madre derivadas de grasa

La doctora Dora Ferris, del Centro de Investigación Ortopédica de la Universidad Estatal de Colorado, habló durante la Convención 2009 de la Asociación Americana de Profesionales Equinos celebrada del 5 al 9 de diciembre en Las Vegas, Nevada, sobre la utilización de células madre derivadas de médula ósea para el tratamiento de equinos.La terapia con células madre se ha utilizado para lesiones de tejidos blandos, incluyendo las lesiones de menisco luego del desbridamiento quirúrgico, y para el tratamiento de las lesiones del tendón. Las células madre derivadas de la médula ósea se presentan para lograr la mejora del hueso y los efectos del cartílago en comparación a las células madre derivadas de grasa. Se necesitan dos a tres semanas desde que se recogen de la pelvis o el esternón de un caballo, hasta que las células están listas para la inyección.
Ferris describe a la evaluación como todo un éxito para el tratamiento de una gran variedad de trastornos musculo-esqueléticos, con una media de seguimiento de 21 meses (rango de siete a 39 meses) en 101 pacientes.
Cabe señalar que no hubo grupos de control en el estudio para comparar el éxito entre los caballos tratados y los no tratados, sin embargo, la experta informó que los investigadores en estudios anteriormente publicados si utilizaron controles para los caballos tratados por lesiones en algún tendón, menisco o ligamentos.
El estudio informó que el 64% de los caballos tratados regresó a trabajar normalmente, mientras que el 22% volvió a trabajar con terapias o menos trabajo, aunque se notificó que un 8% tuvo recurrencia de lesiones y por último, el 14% no pudo volver a trabajar.
Todos los caballos de deporte y el 91% de los caballos de carreras con lesiones en el tendón superficial flexor digital volvieron al trabajo después de una terapia con células madre. El 20% de los caballos de carrera que volvió a la competición tras el tratamiento con células madre, con descanso, rehabilitación, volvieron a lesionarse, mientras que el 66% de los caballos experimentó una nueva lesión, cuando se someten a un tratamiento conservador o de descanso y rehabilitación. Sin embargo, es alentador, señaló Ferris, que el 78% de los caballos tratados por lesiones crónicas del ligamento suspensorio fueron capaces de volver al trabajo después del tratamiento con células madre, después de no haber mejorado con otros tratamientos convencionales.
Los veterinarios que llevaron a cabo este estudio sobre la terapia intraarticular con células madre, lo hicieron en caballos de rendimiento occidental. De estos, el 73% volvió al trabajo (el 35% reanudó su función completa y el 38% realiza tareas con mayor mantenimiento y a menor escala, aunque el 67% de éstos se encontraban en reacondicionamiento, con la posibilidad de regresar a su función completa). La función atlética no pudo volverse a alcanzar en un 27%.
Cincuenta y cuatro por ciento de los caballos con graves lesiones en las articulaciones volvieron al trabajo, en comparación, los resultados del tratamiento con células madre practicada en caballos con heridas leves, 100% retornó al trabajo. Tres caballos experimentaron un aumento transitorio del dolor tras el tratamiento intraarticular. Graves lesiones de menisco mejoraron con el tratamiento con células madre en comparación con los informes publicados con anterioridad donde se habla de solo la cirugía.
Ferris resumió que los derivados de la médula ósea utilizados en la terapia con células madre de este estudio clínico prospectivo, alentó a los investigadores al demostrar una significativa mejora, especialmente en comparación con los informes publicados con anterioridad sobre los resultados del tratamiento convencional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *