12 de febrero de 2010 06:31 AM
Imprimir

España  –   1.500 cabras de una granja de Zamora serán sacrificadas por enfermedad

Unas 1.500 cabras de una explotación ganadera de Pozuelo de Tábara (Zamora) serán sacrificadas, tras detectarse un caso de encefalopatía espongiforme transmisible, también denominada scrapie o tembladera, según ha informado hoy el dueño de la granja, Jesús Ángel Tomás.

Las cabras, que representan el 12 por ciento de las que hay en la provincia de Zamora, se encuentran inmovilizadas en la explotación, a la espera de su sacrificio, desde hace más de cincuenta días, cuando el pasado 21 de diciembre la Junta de Castilla y León comunicó al ganadero el caso positivo de tembladera.

Jesús Ángel Tomás ha puesto de relieve el perjuicio económico que le causará el sacrificio, ya que la normativa únicamente establece una indemnización de 102 euros por animal, cuando el coste real de cada cabra es de unos 500 euros.

Además, ha asegurado que la alimentación de las cabras y el coste del mantenimiento de la explotación le supone una cuantía de unos 1.100 euros diarios.

El Gobierno regional y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino estudian ahora una solución al problema, ya que si las ayudas no son mayores, el ganadero se verá obligado a cerrar la explotación, que da de comer a cinco familias.

Jesús Ángel Tomás ha declarado que lleva mes y medio con la granja inmovilizada, ya que las dos administraciones están buscando una fórmula para poder indemnizarle el máximo posible.

Ha lamentado que "de la noche a la mañana haya que matar todo", máxime cuando el año pasado hizo un considerable esfuerzo para aumentar la cabaña de las 900 a las 1.500 cabras, todas ellas de alto valor genético traídas con carta de pedigrí de Francia y de Suiza.

A su juicio, la normativa europea que obliga a sacrificar todos los animales de la explotación cuando aparece un caso de tembladera "no está bien hecha".

Además, ha puesto de relieve la diferencia que existe entre la indemnización de 102 euros que se concede en España por cada cabra sacrificada y la que se da en otros Estados europeos, como en los Países Bajos, donde pagan entre 500 y 800 euros por animal, o Francia, donde la indemnización oscila entre los 850 y 900 euros por cabra.

Jesús Alonso Tomás Pino lleva veinte años dedicado a la cría de cabras, oficio que también ejerció su padre y su abuelo, aunque ve difícil continuar con esta labor.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *