12 de febrero de 2010 11:37 AM
Imprimir

El campo ratifica protestas y denuncia la ruptura de la cadena de pagos

Mientras desde la Federación Agraria (FAA) se ratificó que el martes próximo comenzará un cronograma de protestas, con tractorazos, asambleas y bloqueo de puertos, para repudiar la política sectorial del Gobierno, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, resaltó ayer su optimismo en cuanto a una recuperación de la actividad ganadera.

Sin mencionar los problemas que atraviesa la ganadería bovina y a pesar de los cruces el Gobierno y el campo por la responsabilidad en el fuerte aumento que la hacienda y la carne al mostrador tuvieron en los últimos 60 días, Domínguez enfatizó que “el campo va a producir más ganado” en este 2010.

“Se está volviendo a invertir en la ganadería. Hay demanda de semillas para pastura forrajera, esto implica que hay productores que van a invertir en el campo esperando un futuro alentador; hay demanda de toros, es decir, también es una inversión de mediano plazo”, remarcó el ministro durante un encuentro con operadores cerealeros y autoridades de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Lejos de esa versión optimista, la dirigencia agropecuaria nacional, enrolada en la mesa de enlace, volverá a reunirse la semana próxima para definir la estrategia que recorrerán desde los primeros días de marzo.

Con la desconfianza intacta en que el Gobierno pueda solucionar los reiterados problemas acuciantes (trigo, carne y leche), aunque manifiestan su voluntad de diálogo permanente, FAA fue la primera que pateó el tablero y arrancará con medidas de protesta. El martes habrá tractorazo y asamblea en la ciudad santafesina de Chabás, y para el viernes 26 se planificó un bloqueo en el puerto de Quequén.

La entidad que dirige Eduardo Buzzi resolvió ir a la protesta ante la fuerte presión de las bases productivas, que en los últimos días amenazaban con revelarse y salir a las rutas, aun sin apoyo explícito de la dirigencia.

“La gente está muy enojada, no puede y no tiene bolsillo para esperar más. Está cansada de discursos, que no se traducen en la realidad. Hace más de dos meses que no pueden vender su trigo, y el Gobierno no hace nada”, señaló a El Cronista Julio Curras, vicepresidente de FAA.

El cronograma de protestas federadas no se quedará en el tractorazo del martes y el bloqueo en Quequén. Es que desde distintos puntos de las cuencas productivas se están organizando diferentes actos, asambleas y marchas para los 10 días que separan ambas convocatorias anunciadas por Buzzi.

Si bien Curras afirmó que los cortes de ruta están lejos de la intención inicial de la protesta, consideró que “el ánimo de los productores” será el verdadero termómetro para avanzar o no en esa dirección.

El tractorazo de Chabás, el martes, será crucial en ese sentido. Tanto Curras como el intendente local, Osvaldo Salomón, vaticinaron una “gran convocatoria” que aglutinará no sólo a federados del sur santafesino, sino que contará con adhesión de productores de Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos, así como de comerciantes e industriales de la región.

“La falta de mercado para el trigo, y la destrucción de la ganadería, han provocado un corte abrupto de la cadena de pagos en el interior. La situación no da para más”, sintetizaron.

La adhesión de las otras entidades (Sociedad Rural, Coninagro y Confederaciones Rurales) a la protesta de FAA será debatida el jueves, en un encuentro de los líderes rurales.

En esa reunión, la primera formal en más de 20 días, los presidentes de las cuatro entidades definirán el foco de una estrategia nacional conjunta.

En ese sentido, y si bien consideran que el diálogo con el Gobierno deberá mantenerse, las mayores fichas están puestas en el Congreso, donde a partir del 1º de marzo buscarán leyes que solucionen sus problemáticas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *