8 de noviembre de 2009 18:24 PM
Imprimir

Insólita pelea de los ministros del campo de Cristina y Scioli

El ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Ariel Franetovich, dejó trascender su bronca con su par nacional, Julián Domínguez, porque habría ayudado a chacareros bonaerenses sin consultarlo. La disputa blanquea una histórica disputa entre Domínguez y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, jefe político de Franetovich. El ministro de Scioli estaría preparando el terreno para dejar el gabinete y asumir su banca en el Senado provincial.

La interna que dos ministros nacionales arrastran del PJ bonaerense derivó en un cruce entre las áreas agropecuarias de Nación y Provincia, y hasta podría desencadenar en una pronta renuncia en el Gabinete bonaerense.

La disputa de fondo tiene como protagonistas al ministro del Interior, Florencio Randazzo, y a su par de Agricultura y Ganadería, Julián Domínguez, asumido hace dos meses por gestión de otro miembro del Gabinete: el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Fue otra ocasión en la que Randazzo no fue tratado desde Olivos como quisiera. Es que Domínguez es su rival en la interna peronista de la cuarta sección electoral de la provincia (noroeste bonaerense), sobre todo desde 2005, cuando el ahora ministro del interior rompió con el PJ orgánico y se abrió al Frente para la Victoria.

Y esa disputa ahora no sólo se trasladó al Gabinete nacional, sino que provocó un nuevo recelo entre la Nación y la Provincia, justo en épocas de permanente tensión entre ambas administraciones por la distribución de recursos.

El que tiró la primera piedra fue el ministro de Asuntos Agrarios de la Provincia, Ariel Franetovich, intendente de Chivilcoy hasta hace dos meses, cuando Randazzo –oriundo de ese distrito- gestionó su llegada al Gabinete provincial en reemplazo de Emilio Monzó, ya un dirigente opositor, pese a su añeja amistad con el ministro del interior.

Enfadado, Franetovich dejó trascender su "malestar" por gestiones directas de Domínguez ante chacareros bonaerenses. El ministro asegura que su par nacional recorre el interior bonaerense llevando soluciones a problemas que fueron planteados ante la administración provincial. "Está repartiendo los fondos nacionales que nosotros habíamos pedido", dejaron trascender desde el entorno del ex jefe comunal.

Para acrecentar la bronca de los randazzistas, Domínguez tiene en su carteara a dos ex intendentes que reportan a su sector del PJ: Andrea García, de Florentino Ameghino; y Adrián Mirkovich, de General Maradiaga.

Los tres jugaron a fondo con Eduardo Duhalde cuando en 2005 disputó el poder con Néstor Kirchner, que tenia entre sus principales aliados a Randazzo, por entonces ministro de Gobierno, y a Felipe Solá, quien gobernaba la provincia.

¿Posible renuncia?

La furia de Franetovich es considerada en algunos circuitos políticos de La Plata como el comienzo de una serie de incursiones públicas que hará para luego alejarse del cargo.

La especulación –por ahora es sólo eso- tiene un fundamento valedero: el 10 de diciembre Franetovich deberá decidir si sigue en su cargo hasta que las circunstancias políticas así lo determinen, o toma la única opción que tendrá para asumir la banca de senador que obtuvo en las elecciones de junio.

La encrucijada en la quedó inmerso se debe a que hace dos semanas, sorpresivamente, los senadores modificaron el reglamento interno de la Cámara para prohibir expresamente que los integrantes de ese cuerpo tomen licencias para asumir cargos ejecutivos.

Se basaron en un artículo de la Constitución provincial que así lo exige, y al que se suele pedir una "excepción" cada vez que un senador es convocado por el Ejecutivo, para que de esa manera pueda tomarse licencia y recuperar su banca cuando ya no tenga lugar en el Gobierno.

La situación de Franetovich cuenta con un agravante: antes de asumir como ministro renunció a la intendencia, con la idea de ir al Senado en algún momento.

Hasta se lo había mencionado como un posible jefe del bloque oficialista. Anoticiado de que no le será tan fácil tener su banca, hace unas semanas descargó su furia contra el vicegobernador Alberto Balestrini. Y ahora dejó trascender su bronca con Domínguez. Toda una señal.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *