12 de febrero de 2010 19:37 PM
Imprimir

Uruguay  –    Industria advierte sobre los precios de la hacienda

"El pasto es inflacionario", dijo el presidente del Frigorífico Carrasco

José Costa, presidente de Frigorífico Carrasco, encendió una luz de alerta frente al crecimiento sostenido del precio del ganado, tanto gordo como de reposición, en función de que responde a un buen momento de los productores que disponen de forraje y no tienen presión vendedora, pero advirtió que los mercados son muy cambiantes y las condiciones actuales pueden perjudicar en el futuro. “Los precios son erráticos. Hoy tenemos un mercado argentino difícil, la gran opresión que ha tenido la cadena ganadera llevó a que el ganado argentino sea tan o más caro que el ganado de Estados Unidos. Asimismo, aquí tenemos una demanda temerosa, con poca plata, demanda que hoy se está vendiendo a precios mejores a pesar de este problema. Se está aprovechando la poca oferta y se mejoran los precios. Pero debemos ser cautelosos porque estamos aprovechando una burbuja que puede no ser muy duradera. Debemos ser concientes y prudentes, en la época en la que el ganado estuvo más caro en Uruguay el precio del ternero en julio de 2008 se pagó a 1,64, en agosto se llegó a 1,84 y 1,85, pero en octubre volvió a 1,36. Tenemos que tener cuidado, el pasto es inflacionario y está bien que el productor que tenga pasto y le ponga la mayor de kilos posibles al ganado, pero tengamos prudencia”, opinó.Agregó que “hay que ser consciente de que si uno toma una posición y juega con esa expectativa y le va bien bienvenido, pero si le va mal que sea cauteloso. El espejo de Argentina es de un ratito, desearía que nuestro país no mire a Argentina como un mercado. El dinero nos obliga pero el mercado genuino no va a ser Argentina, no nos dejemos emborrachar con opiniones aventuradas. Mucha gente vaticina el futuro bueno, pero nunca nadie vaticina el futuro malo”.Dijo que los mercados cambian abruptamente tanto hacia arriba como hacia abajo y hoy no se sabe “cuánto es espuma y cuánto cerveza”. “Para la carne hay un futuro bueno en cuanto a cantidad, en cuanto a precios se irá viendo”, indicó.Con referencia directa al precio de reposición, dijo que “tomemos las decisiones pensando en el futuro y no mirando el pasto, el bolsillo, y si las tomamos mirando el pasto y el bolsillo son personales y nada tiene que ver la relación entre el flaco o el gordo o la industria donde somos tomadores de precios”.José Costa, presidente de Frigorífico Carrasco, encendió una luz de alerta frente al crecimiento sostenido del precio del ganado, tanto gordo como de reposición, en función de que responde a un buen momento de los productores que disponen de forraje y no tienen presión vendedora, pero advirtió que los mercados son muy cambiantes y las condiciones actuales pueden perjudicar en el futuro. “Los precios son erráticos. Hoy tenemos un mercado argentino difícil, la gran opresión que ha tenido la cadena ganadera llevó a que el ganado argentino sea tan o más caro que el ganado de Estados Unidos. Asimismo, aquí tenemos una demanda temerosa, con poca plata, demanda que hoy se está vendiendo a precios mejores a pesar de este problema. Se está aprovechando la poca oferta y se mejoran los precios. Pero debemos ser cautelosos porque estamos aprovechando una burbuja que puede no ser muy duradera. Debemos ser concientes y prudentes, en la época en la que el ganado estuvo más caro en Uruguay el precio del ternero en julio de 2008 se pagó a 1,64, en agosto se llegó a 1,84 y 1,85, pero en octubre volvió a 1,36. Tenemos que tener cuidado, el pasto es inflacionario y está bien que el productor que tenga pasto y le ponga la mayor de kilos posibles al ganado, pero tengamos prudencia”, opinó.Agregó que “hay que ser consciente de que si uno toma una posición y juega con esa expectativa y le va bien bienvenido, pero si le va mal que sea cauteloso. El espejo de Argentina es de un ratito, desearía que nuestro país no mire a Argentina como un mercado. El dinero nos obliga pero el mercado genuino no va a ser Argentina, no nos dejemos emborrachar con opiniones aventuradas. Mucha gente vaticina el futuro bueno, pero nunca nadie vaticina el futuro malo”.Dijo que los mercados cambian abruptamente tanto hacia arriba como hacia abajo y hoy no se sabe “cuánto es espuma y cuánto cerveza”. “Para la carne hay un futuro bueno en cuanto a cantidad, en cuanto a precios se irá viendo”, indicó.Con referencia directa al precio de reposición, dijo que “tomemos las decisiones pensando en el futuro y no mirando el pasto, el bolsillo, y si las tomamos mirando el pasto y el bolsillo son personales y nada tiene que ver la relación entre el flaco o el gordo o la industria donde somos tomadores de precios”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *