13 de febrero de 2010 07:53 AM
Imprimir

La Oncca, en la mira del Congreso

Según los diputados Buryaile, Gribaudo y Forte, una de las metas de la Comisión de Agricultura será limitar los poderes del organismo.

Los poderes para limitar el comercio y las exportaciones que la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) adquirió a partir de 2007 siempre fueron el blanco de las críticas de las entidades agropecuarias. Tal vez por eso, una vez llegados al Congreso, los diputados que integran la Comisión de Agricultura afirman que su primer objetivo es limitar el control que el organismo ejerce sobre el comercio agropecuario. "Creo que todos los integrantes de la Comisión de Agricultura coincidimos en que la prioridad cuando empecemos a sesionar es ponerle freno a la Oncca. Oncca significa discrecionalidad en el otorgamiento de los permisos de exportación y en los subsidios y falta de rendición de cuentas, y en suma, es un buen símbolo de la forma de hacer política de los Kirchner", explicó el diputado Ricardo Buryaile (ACyS-Formosa), uno de los candidatos más firmes a presidir la Comisión de Agricultura en la Cámara de Diputados. "Por todo esto queremos acotar los poderes del organismo, devolver la libertad de comercio al campo y también hacer una ley tan inteligente que sus poderes no puedan ser adoptados por otros organismos o ministerios", acotó Buryaile, que hasta septiembre de 2009 fue vicepresidente segundo de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). Con esta visión coincidió Cristian Gribaudo (Pro-Buenos Aires), ya confirmado como secretario de la Comisión de Agricultura e impulsor, entre otras iniciativas, de la investigación contra la Oncca que derivó en una denuncia penal contra el organismo. "Para mí, la prioridad número uno es la política comercial y, específicamente, el problema de la Oncca", explicó Gribaudo. "Necesitamos que el organismo vuelva a las funciones originales, que no se superponga al Ministerio de Agricultura, que no dé compensaciones sin control. En este sentido, hay varios proyectos en danza para modificar los poderes del organismo, como uno del diputado Francisco Ferro (CC-Buenos Aires) y otro mío", acotó Gribaudo. Una tarea difícil Para Buryaile, frenar los poderes del organismo no será una tarea fácil. "El problema es que la Oncca es sólo un brazo ejecutor de las políticas que el Gobierno quiere para el campo, por lo cual va a ser muy difícil erradicar sus prácticas. Personalmente creo que si planteamos un proyecto para limitar sus atribuciones, probablemente pasemos las instancias de Diputados y el Senado, pero no sobrevivamos al veto presidencial", explicó. Ambos diputados coincidieron en que limitar el organismo no solucionará automáticamente los problemas del sector. "El Congreso puede hacer mucho. Lo difícil acá es que este Gobierno no quiere hacer del aumento de la producción una política de Estado, por lo que acabar con los abusos de la Oncca no va a significar soluciones inmediatas", sintetizó Buryaile. Para Ulises Forte, diputado radical por La Pampa y otro de los que apoyan la reforma del citado organismo, la alternativa es volver a la vieja junta de granos. "Como la Oncca fue originalmente concebida como un reemplazo a la Junta Nacional de Granos, desde Federación Agraria siempre propusimos debatir la posibilidad de recuperar la junta. Claro que con una concepción moderna y un manejo conjunto entre el Gobierno y los productores, para generar un panorama previsible en torno a la producción", explicó el ex vicepresidente de Federación Agraria. Por Mercedes Colombres

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *