10 de julio de 2012 17:02 PM
Imprimir

Alpesca prefiere seguir procesando en Mar del Plata

Hace dos meses ocurrió lo mismo, cuando los trabajadores de la planta de Puerto Madryn se enteraron que la compañía había llevado barcos de su flota fresquera a puertos bonaerenses para su descarga y procesamiento, pusieron el grito en el cielo, salieron a manifestarse a las calles y hasta llegaron al despacho del intendente de la ciudad.

Para calmar los ánimos de los alterados obreros de la pesca, les prometió que los legisladores nacionales por Chubut, oriundos de Puerto Madryn, promoverían una modificación de la Ley Federal de Pesca para obligar a las empresas para que lo que pescan en aguas nacionales lo deban procesar exclusivamente en la ciudad o provincia donde los barcos tienen puerto de asiento. Todo eso fue una gran mentira.

Ni un solo legislador nacional por Chubut, ni Carlos Eliceche, ni Nancy González presentaron ninguna iniciativa en ese sentido en la cámara baja. Lo que les dijeron y prometieron en aquella ocasión a los trabajadores de Alpesca fue lisa y llanamente una farsa, no lo presentaron, ni lo van a hacer.

Y, de hacerlo, la probabilidad que prospere es tan escasa como la solidez de los argumentos de quienes lo piden. Primero, porque ni siquiera tiene consenso entre las provincias patagónicas; segundo, porque no es un tema de análisis entre los estados con litoral marítimo argentino que componen el Consejo Federal Pesquero; después porque poner en plena vigencia el Régimen Federal de Pesca llevó más de 12 años, y pensar en introducirle una modificatoria de este tipo es cuanto menos una ingenuidad. Pero quienes les transmiten esto a los trabajadores no se caracterizan precisamente por ser ingenuos, por eso decimos que deliberadamente los engañan a esos obreros de la industria del pescado que buscan a gritos que no quieren quedarse sin trabajo.

Esta semana aterrizarán en el despacho del Subsecretario de Pesca de la Nación todos estos planteos. Quieren que el doctor Miguel Bustamante firmé una disposición que le ponga un cepo a la flota fresquera de Alpesca, que todo lo que pesquen lo descarguen en Madryn y allí lo procesen. Del real problema de fondo que son los costos internos, nadie quiere hablar.

EL HUEVO O LA GALLINA

Como ya hemos señalado, en otras ocasiones, el hecho de que el grupo Baldino intente llevarse la mayor cantidad de materia prima de Chubut a procesarla en plantas bonaerenses no es ese el problema de fondo, es apenas una consecuencia de la nula competitividad que tiene en la actualidad esquema de procesamiento de pescado en tierra en la Patagonia.

Cabría, entonces, empeñarse más en buscar alternativas que procuren achicar las asimetrías que la industria pesquera tiene hoy en esta región del país, que consumir tiempo en elucubrar medidas de prohibiciones, cuando en realidad, si hubieran condiciones que le devuelvan competitividad a la actividad, nadie estaría pensando en cómo hacer para llevarse la mayor cantidad de pescado a procesar al norte del Paralelo 42°.

Justamente en Chubut los ejemplos abundan sobre intentos fracasados que pretendieron hacer creer que por medio de una ley se pueden crear y sostener puestos de empleo. Los más optimistas cuentan tres mil, al menos, los empleos que la pesca chubutense expulsó en los últimos años, al mismo tiempo que se continuaba flameando la bandera de la ley de emergencia ocupacional, la cual sirvió y fue efectiva, en un determinado contexto de la economía nacional y la realidad propia del sector, pero que hoy se reduce a un recuerdo del pasado lejano.

ACUERDO SALARIAL COMPLETO

La negociación salarial entre el STIA y las empresas terminó. Todas las pesqueras suscribieron un acuerdo hasta el 31 de mayo de 2013, tanto las independientes como las afiliadas a la cámara. La pauta salarial fue de un incremento de mil pesos, un 75 por ciento no remunerativo, y el 25 restante atado al presentismo. En enero, febrero y marzo venideros se transferirán a razón de doscientos cincuenta pesos, en tres cuotas, al sueldo básico y comienzan a ser remunerativos.

Tal como advirtiéramos la semana pasada, los acuerdos salariales no suponen que la crisis pesquera ha sido superada, apenas se pude decir que sin conflicto se ha evitado agravarla. Vale tener presente también que hay otras negociaciones en marcha y por delante, con gremios de personal de a bordo, y hasta el momento con el SOMU no se han encontrado puntos de coincidencia que permitan firmar un convenio, en tanto, en breve se espera que el sector de la estiba de Puerto Madryn vuelva a solicitar una actualización salarial en base a los plazos previstos en el último acuerdo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *