11 de julio de 2012 18:05 PM
Imprimir

Peligroso escarabajo de la madera arriba a Chillán en palillos de bambú

CHILE : El insecto llegó a Chile a través de la importación de palillos de bambú de origen chino.Se trataría de una especie capaz de sobrevivir a diversas condiciones climáticas.

Gracias al oportuno llamado de una chillaneja, alertando sobre la presencia de un extraño insecto encontrado en palillos de brochetas de bambú de origen chino, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) local pudo interceptar una peligrosa plaga de escarabajos pulverizadores vivos, llamados Lyctoxylon, evitando así la dispersión de este dañino insecto, sin presencia conocida en Chile.

Según indicó el director nacional del SAG, Aníbal Aristía, la importancia del hallazgo radica en que se trata de una plaga no conocida en Chile, por lo que su presencia puede provocar graves daños a la madera.   

En tal sentido, la autoridad llamó a la comunidad a seguir este ejemplo. “Agradecemos a quien nos informó, permitiéndonos actuar en forma oportuna. Al visitar la tienda, se comprobó que en otros paquetes sellados habían más insectos, los cuales fueron decomisados y posteriormente incinerados en nuestro laboratorio de entomología en Chillán”, señaló Aristía.

Respecto a la labor que realizará el SAG a fin de evitar la dispersión del insecto, el director regional de la entidad, señaló que “es la primera vez que esta plaga es interceptada en nuestro país, por esta razón el Servicio instruyó a las distintas oficinas del SAG en la zona a intensificar las fiscalizaciones en todos los puntos de venta que comercializan este producto”.

Características
Según indicó el SAG, el escarabajo pulverizador es un insecto de origen asiático, ubicado desde India hasta Japón. Se caracteriza por medir entre 2 a 3 milímetros de largo los que al emerger de la madera dejan pequeños agujeros de hasta 2 mm. de diámetro, semejante a los tiros de munición.

Tal como menciona el director del Centro Tecnológico de control biológico del INIA Quilampau, Ricardo Ceballos, al tratarse de una especie cuya presencia no ha sido reportada en el país con antelación, ello aumenta la posibilidad de peligro para la seguridad fitosanitaria del país, “dado que que no se conoce tanto su desempeño en estas nuevas condiciones, como tampoco se conoce algún probable enemigo natural de esta plaga que lo pudiese mantener controlado”.

Lo importante, agrega Ceballos, es que este insecto se caracteriza por ser de carácter dañino y tener la facilidad de dispersarse ampliamente por diversas condiciones climáticas. “En el grupo que está inserto este insecto posee una plasticidad climática bien amplia por tanto le permite desenvolverse en muchos escenarios climáticos”.
Asimismo, indica el especialista, “hay que tener en cuenta que ataca madera procesada, por lo que el riesgo está asociado a muebles, casas, etc.”.

Según menciona Ceballos, por tratarse de una especie cuarentenaria, la única entidad autorizada para actuar y tomar todos los resguardos en torno a su control es el Servicio Agrícola y Ganadero.

Presencia del insecto debe ser vista como una señal de alerta por las autoridades nacionales
La presencia del escabarajo debe ser tomada como una señal de alerta por parte de las autoridades nacionales en especial desde el Servicio Agrícola y Ganadero que se encarga de la protección fito y zoosanitaria del país.
El entomólogo de la Universidad de Concepción Campus Chillán, Gonzalo Silva,  señaló ayer que la presencia del individuo o de los individuos detectados está estrechamente ligada con la apertura comercial chilena.
“Chile ha firmado muchos tratados de libre comercio con muchas naciones del orbe y en ese sentido estamos expuestos a que ingresen especies que no están presentes en el país”.
Agregó que el escarabajo detectado pudo haber llegado muy probablemente en muebles importados por las grandes cadenas nacionales.
Es una posibilidad considerando que el Lyctoxylon sp se alimenta de “madera muerta”, esto es de muebles o artefactos fabricados por los humanos, incluyendo obviamente casas.
El caso, si no fuera detenido podría ser comparado a la de las termitas que llegaron hace muchos años a puertos chilenos y que venían en estructuras de maderas que eran desechadas por los barcos.
En territorio chileno, los desechos de madera eran ocupados por personas de escasos recursos que las utilizaban para hacer sus casas, llegando finalmente a que se multiplicaran y se transformaran en un problema complejo.
En el caso del Lyctoxylon sp hay que ver en todo caso que proviene de sitios cálidos como la India y probablemente las bajas temperaturas de Chillán no sean adecuadas para su reproducción. Por ello señala que “hay que ver las cosas en su justa medida, pero hay que estar alertas”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *