14 de febrero de 2010 00:59 AM
Imprimir

CRA sostiene que  “la realidad reclama un cambio de rumbo”

Confederaciones Rurales Argentinas ante la destrucción de la ganadería. Para la entidad que preside Mario Llambías, "las políticas erróneas de los últimos años, hicieron que la producción de carne no alcance para abastecer el consumo histórico de los argentinos".

Confederaciones Rurales Argentinas elaboró el siguiente documento:”El cierre de las exportaciones de carne bovina dispuesta en el año 2006, fue el inicio de un proceso de destrucción de la ganadería bovina cuyos resultados estamos viendo en estos días, reflejadas en los valores de comercialización de carne al consumidor.Lamentablemente aquellos vaticinios que se hicieron desde CRA y sus confederadas se cumplieron inexorablemente y una vez mas el control de precios volvió no solo a fracasar sino también a mostrar  su cara mas oscura, al hacer desaparecer productores y rodeos.Desde el Gobierno nacional, por medio de un sinnúmero de medidas – todas ellas erróneas – se desalentó la actividad al punto que quienes tuvieron condiciones se pasaron a actividades granarias y aún quienes no tenían campos agrícolas, se vieron forzados a liquidar rodeos o enviar a faena un número de hembras, que condiciona fuertemente el futuro inmediato de la actividad.No puede ignorarse la dramática sequía sufrida en los dos últimos  años, que coadyuvó negativamente en el proceso de cría y reposición. No se cuenta hoy con la posibilidad de  abastecer un consumo de 74 kilos por habitante por año, lo que predice o una baja en el consumo o la necesidad de importar con valores internacionales.Resulta tedioso insistir que es mas que urgente contar con una política de ganados y carnes, que involucre a todos sus actores y muestre una vocación por parte del Gobierno Nacional de resolver,  en términos concretos, los problemas de la producción primaria y no solo hacer menciones equivocadas, cuando no tendenciosas, adjudicando responsabilidades a los productores, verdaderas víctimas de los ensayos llevados a cabo contra la actividad.Decir la verdad, es el inicio para encontrar soluciones. Las prácticas  intervencionistas ya mostraron su fracaso con la carne, pero estas frustrantes experiencias se ven también en el trigo, el maíz y la leche, por citar sólo algunos ejemplos.El productor ganadero ha demostrado largamente que con condiciones de mercado, reglas estables y políticas claras pudo abastecer el mercado interno, exportar y generar divisas, experiencia que puede verse con tan solo mirar a nuestros vecinos. Cambiar de rumbo beneficiara a la economía nacional, a los consumidores y por supuesto a toda la cadena productiva”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *