15 de febrero de 2010 14:01 PM
Imprimir

Commodities afectados por crisis en países de la UE

Una nueva crisis, ajena a los fundamentos propios del mercado granario, complicó nuevamente la campaña mundial. La extrema fortaleza de la divisa norteamericana, como consecuencia de la creciente crisis que se evidencia en algunos países europeos como España, Portugal y Grecia, generó debilidad en todas las plazas mundiales de materias primas.

Esta circunstancia no solamente contribuyó a debilitar los índices que miden los commodities que cotizan en las principales plazas norteamericanas, sino que además generó algunas dudas en torno a las posibilidades de crecimiento futuro de los países emergentes, lo que constituiría una mala noticia para el mercado de cereales.

A esta circunstancia externa cabe añadir el potencial productivo de Sudamérica en este ciclo, que resulta sumamente alentador.

Los cultivos de soja en Brasil continúan evolucionando de modo positivo. Las proyecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) dan cuenta de una campaña de 66 millones de toneladas, un 15% superior a la del año anterior, aunque varios analistas privados consignan algo más. Los primeros rendimientos de la campaña en este país resultan superiores a los esperados, aunque el área recolectada no resulta a esta altura muy representativa. Según la consultora Celeres, los agricultores de este país ya han comercializado el 24% de su futura cosecha hacia fines del mes anterior, comparado con el 40% del promedio de los últimos 5 años. La cifra es baja en relación con el promedio por la fuerte baja de precios del último mes y genera un elemento potencial bajista adicional, pues implica que una importante cantidad de soja aún no comercializada se podría volcar al mercado en las próximas semanas, una vez que la cosecha se comience a generalizar.

En la Argentina, los cultivos de verano prosiguen su evolución muy favorablemente. Según los últimos datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se proyecta una campaña maicera con una producción de 19,3 millones de toneladas. Para el cultivo de soja, la estimación de la entidad se ubica por encima de los 52 millones de toneladas, superior a la del ciclo 2008/09 en 20 millones de toneladas.

En realidad, la amenaza más fuerte a la evolución positiva de los precios de los granos a esta altura proviene más del lado de la inestabilidad financiera global que de los fundamentos del mercado. Esta circunstancia no se puede soslayar, ya que ella puede tener una extensión no prevista hoy en ningún análisis, algo parecido a lo que acontecía con la crisis de las hipotecas en los Estados Unidos un año atrás. El anuncio de un paquete de ayuda a Grecia por parte de la Unión Europea mejoró el clima financiero y esta noticia contribuyó también a mejorar el ambiente en las plazas de materias primas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *