15 de febrero de 2010 14:01 PM
Imprimir

Los lotes de soja en la zona presentan un muy buen estado

La cosecha sería una de las mejores de las últimas campañas, aunque resta saber cómo continuarán las condiciones climáticas hasta la época de la cosecha. Carlos Delpiano, de Agricultores Federados Argentinos, estimó que los lotes "que no tuvieron ningún tipo de dificultad van a tener rendimientos de 35 a 40 quintales por hectárea".

Nuevas lluvias permiten sostener el óptimo desarrollo que presenta el cultivo de soja sobre el núcleo productivo y su periferia. En el Partido de Pergamino los lotes de soja en general están en un estado muy bueno, lo que permite avizorar una excelente cosecha, siempre y cuando las condiciones climáticas acompañen de aquí hasta la zafra y no incidan en la recolección. De resultar así, la cosecha de la presente campaña sería una de las mejores de los últimos años, lo que repercutiría en el movimiento económico de la ciudad: sabido es que los actores de la cadena del agro –productores, contratistas, técnicos del sector, etcétera- invierten sus ganancias en la ciudad.
Si bien el reabastecimiento alcanzado a la fecha favoreció el crecimiento y desarrollo del cultivo, indirectamente promovió el desarrollo y una mayor incidencia de enfermedades y plagas. Ambientes húmedos con elevados promedios térmicos en lotes que presentan un abundante crecimiento foliar generan condiciones ideales para la propagación temprana de diversas enfermedades fúngicas tales como “Mancha marrón”, “Mancha ojo de rana” e incluso “Roya”: “La soja de primera viene muy bien, aparte se han estado aplicando fungicidas e insecticidas, pero muy poca cantidad. Como viene la cosecha, que las condiciones son buenas, el productor cuida el cultivo y aplica fungicidas. Los lotes revisados después de las aplicaciones vienen evolucionando muy bien, excepto aquellos campos (El Socorro, La Vanguardia, entre Mariano Alfonzo y El Arbolito, Manantiales y el sur de Manuel Ocampo, por citar algunos ejemplos) donde hubo problemas de anegamiento, que han hecho mucho daño a la soja de primera atrasada (sembrada a inicios de diciembre). Incluso se ha resembrado soja de segunda una o dos veces, porque donde se encharcó la planta ha mermado, tomó coloración pero cuando se cuenta el número de chauchas es muy bajo”, explicó el ingeniero agrónomo Carlos Delpiano, de Agricultores Federados Argentinos. En conclusión, existen pérdidas puntuales de cuadros anegados, no obstante el resto del área sembrada se encuentra en estadios reproductivos avanzados, proyectando elevados promedios a cosecha.
No obstante, hacia mañana se producirá la entrada de una masa de aire frío que provocará un marcado descenso térmico sobre la mayor parte del área agrícola nacional, brindando una oportuna pausa a la prolongada ola de calor y permitiendo sostener un volumen final de producción tal vez superior a 52.000.000 toneladas, según estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
Según consultó LA OPINION con varios técnicos locales, en la zona las elevadas perspectivas de rinde se sostienen gracias a la condición muy buena, presentes en gran parte de las parcelas implantadas. Como ejemplo basta recorrer algunos campos ubicados en los alrededores de la ciudad y encontrar lotes con plantas de 40 hasta 60 chauchas, con una altura de un metro hasta un metro veinte.
“Depende de la fecha de siembra y de las variedades, hay lotes que están en estado R5 y R6; otros en R4 hacia R5. La gran mayoría está terminando el llenado de granos, o sea que si no pasa nada raro en cuanto al clima vamos a tener una cosecha muy buena. Una de las mejores campañas tuvimos entre 36 y 37 quintales por hectárea, y hoy en general los lotes que no tuvieron ningún tipo de dificultad van a tener ese tipo de rendimientos tranquilamente, de 35 a 40 quintales por hectárea”, explicó el profesional.
Carlos Delpiano también se refirió al estado de la soja de segunda: “Aquellos cultivares sembrados a fines de diciembre y no han tenido problemas vienen bien, se están desarrollando normalmente y creería que tendrán buenos rendimientos. En cambio las sojas sembradas en enero no son como tendrían que estar, tienen un crecimiento mucho más lento. Pero aún no se pueden vaticinar rendimiento porque hay que ver qué sucede con el clima de aquí en adelante, no se puede arriesgar que puedan dar 15 quintales por hectárea porque en algunos campos pueden producir 8 quintales por hectárea, pero podrían estar entre 12 y 20 quintales por hectárea, más de eso no creo que se pueda llegar por la época en que fueron sembradas”.
-¿Cuándo estima que comenzará la cosecha de soja de primera?
-Si siguen estas condiciones de altas temperaturas y buen desarrollo, a partir del 20 de mayo ya habría lotes para cosechar, pero para esa época ya habría soja para levantar. En cambio el grupo más largo se retrasará un poco más.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *