15 de febrero de 2010 14:36 PM
Imprimir

Desde el SENASA destacan el repliegue del Picudo Algodonero

La coordinadora del Centro Regional Chaco-Formosa del organismo nacional destacó durante su exposición en la Mesa Algodonera Nacional el repliegue de la superplaga y ponderó el funcionamiento del programa de contención del picudo, que tiene como meta evitar el avance hacia las áreas libres surgidas como consecuencia del incremento de la superficie sembrada con el textil.

Sandra Ronco, del Centro Regional Chaco-Formosa del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), explicó los alcances del programa de contención del picudo y llamó a las provincias productoras a compartir con el organismo las decisiones de incremento en el área de siembra. “Tenemos una excelente organización. Con el dinero que podemos recaudar estamos haciendo un buen trabajo”, subrayó.

Así, destacó la ejecutividad del equipo de trabajo que hizo posible “retrotraer el picudo” y ganar áreas libres. “Queremos llegar nuevamente hasta los ríos Paraná y Paraguay”, planteó. Tras ponderar la firme decisión de las provincias algodoneras de impulsar el incremento del área de siembra, reconoció que uno de los desafíos que se presenta es la erradicación del picudo algodonero, la plaga que mayores daños y pérdidas económicas causa al cultivo. “Me corrió un escalofrío por la espalda porque me pregunto qué hacemos con el picudo si aumenta el área de siembra”, planteó la experta.

Asimismo, expuso las dificultades que afronta el Programa Nacional de Prevención y Erradicación del Picudo Algodonero para financiar su funcionamiento. “Para que tengan idea se sustenta con un arancel fijo sobre la fibra de algodón, que aumentó ahora a 24 pesos por tonelada. Estamos encorsetados en ese arancel que cobramos post- campaña”, explicó. Señaló que el programa va siempre “detrás de las decisiones que toman los Estados de aumentar la superficie”, y muchas veces es necesario echar mano a la imaginación y al esfuerzo para poder cumplir con las metas.

EL DESAFÍO

“El desafío que tenemos sobre esta mesa es de compartir un poco las decisiones en materia de política algodonera. Porque si las provincias productoras deciden hacer cualquier movida sobre su superficie algodonera, nosotros en el Programa de Picudo tenemos que hacer malabarismos para torcer la normativa y poder cumplir con las tareas de erradicación”, expuso.

Por último, destacó la llegada directa del programa a los productores a través de la conformación de Comisiones de Lucha por regiones, entidades multiparticipativas integradas por expertos del INTA, del Senasa, del Ministerio de la Producción y por los propios productores.
Comentarios

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *