17 de julio de 2012 22:28 PM
Imprimir

Vinos de Chile: Se está dando la señal de que la rentabilidad está en producir vinos baratos

El presidente del gremio, René Araneda, sostiene que el aumento de 20% en los precios al consumidor local responde a la escasez que generan los explosivos envíos de granel.

Con preocupación ven en Vinos de Chile el fuerte incremento que han tenido los envíos de granel en el último año, sobre todo a Estados Unidos, hacia donde las exportaciones de este producto subieron 420% en volumen y casi 600% en valor en el período de enero a mayo de 2012 respecto de igual lapso de 2011, comenta el presidente del gremio, René Araneda.

El aumento particular hacia ese país responde a un draw back, una medida comercial que aplican las autoridades estadounidenses, que permite a sus productores obtener la devolución parcial con tope de 99% de los aranceles que hayan abonado por insumos importados, que luego hayan sido utilizados en la elaboración de un producto que se vaya a vender dentro del país o que sea exportable. Y, además, se les retornan los cobros por servicio de puerto.

“Es una media anticompetitiva”, comenta Araneda, porque los costos de producción en Chile van al alza, y el consumidor nacional se enfrenta a un vino un 20% más caro, porque hay más escasez. En el país del norte, a pesar de haber tenido malas cosechas, con todos los beneficios que recibe su industria, los precios al público se mantienen bajos. “El chileno que se compraba el vino de $1.500 y que ahora le cuesta $2 mil, le está subsidiando al estadounidense, que compra a US$ 4,99 en vez de US$ 5,99”, argumenta.

Agrega que este aumento en los envíos de granel a Estados Unidos también se ha realizado en desmedro de la industria del vino embotellado nacional, que en el último año acumula una baja de 15% en volumen y 12% en valor hacia ese mercado.

La razón tiene que ver con que “se está dando la señal en el mercado de que la rentabilidad está en producir uvas y vinos baratos”, señala el presidente del gremio. En la temporada pasada, la diferencia entre una uva premium y una corriente fue cada vez menor por la mayor demanda de la uva corriente para abastecer a Estados Unidos.

Pero además se está perdiendo competitividad en la cadena de valor chilena. “Se calcula que al vender a granel se pierde valor como de US$ 2,2 por caja respecto a embotellado. Esto lo deja de ganar la industria de embotellado nacional y se lo lleva una suma de gente para adelante, que son el importador, el distribuidor y todos fuera de Chile”.

La alternativa

Como Chile no puede aplicar medidas comerciales contra EE.UU., Araneda señala que la solución es que se abra el mercado de granel, ya que somos el único país productor y exportador que no puede importar. De hecho, en octubre de 2011, Chile suscribió un memorándum de entendimiento en el cual se compromete a eliminar las certificaciones para la entrada de granel.

Sin embargo, ese compromiso no se ha implementado, según René Araneda, porque se tiene temor de afectar a los productores de uva con la apertura de ese nuevo mercado.

Pero sostiene que es la alternativa que permitirá que Chile pueda ser más competitivo y pueda seguir con el plan 20/20 del sector, que está orientado a productos de alto valor.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *