15 de febrero de 2010 15:34 PM
Imprimir

Nuevos tiempos de carencias para los productos "Rovral" y "Mythos"

Es un beneficio importante, se han bajado los días -en cantidad- en los que se pueden usar estos agroquímicos antes de la cosecha. Sólo 3 días para el primer fitosanitario, y 5 para el segundo. Explicaciones técnicas de especialistas.

Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO entrevistó en una intensa jornada realizada en San Juan, por fincas con parrales de uvas de mesa y destinadas a vinos también, al ingeniero agrónomo Gabriel de la Iglesia, consultor comercial de la región Cuyo de la firma Brometan, para conocer más detalles de este avance en el control de enfermedades en vides.

El profesional mendocino explicó a este medio dos importantes herramientas conocidas por el productor de uva por su eficacia en el control y prevención de la enfermedad conocida como "podredumbre de los racimos", la famosa y temible Botrytis spp, hoy tienen en la legislación argentina menores tiempos de carencia, es decir se pueden utilizar en los cultivos más cerca de la cosecha. Se trata de los productos: Iprodione (cuya marca comercial es Rovral) y el Pirimetanil (con denominación de comercio Mythos.

Luego de recorrer un emprendimiento en el departamento Santa Lucía, el técnico nos comentó que "en la temporada pasada comenzaron los trabajos a campo por parte de la empresa Brometan (que comercializa los productos en toda la República Argentina) con la valiosa colaboración de numerosos agricultores especializados de uva de mesa y vinificar en distintas zonas productivas de las provincias cuyanas de San Juan y Mendoza. Nuestro principal objetivo era obtener nuevas curvas de degradación para estos dos productos, que permitieran justamente, disminuir los tiempos de carencia".

¿Qué son las curvas de degradación?

Para que nuestros lectores sepan interpretar, las curvas de degradación, consisten en observar, cómo el principio activo de un insumo aplicado se degrada a campo producto de la acción de la temperatura y los rayos ultravioletas. Para esto se realiza la aplicación del producto determinado en el cultivo y se obtienen muestras de fruta, en este caso, racimos de uva, a distintos tiempos desde el momento de la aplicación hasta aproximadamente 20 a 25 días después del tratamiento.

A su vez también se obtienen muestras de un testigo sin tratar para que se puedan comparar estas muestras. Se congelan, para impedir que continúe la degradación y ya con todas las muestras obtenidas se procede a realizar los análisis de residuos del principio activo estudiado, y se confecciona la mencionada curva de degradación" que nos muestra de qué forma disminuyen los residuos del producto en el tiempo.

Posteriormente, el ingeniero agrónomo Ariel Caballero, asistente técnico en la Región Cuyo de Brometan, aseguró que para los dos activos en distintas zonas productivas, la empresa Bayer Crop Science, dueña de estos activos y marcas a nivel mundial, y socia comercial de Brometan en toda Argentina, realizó la presentación ante SENASA (el organismo responsable de la fiscalización a nivel nacional).

Para finalizar, y mientras continuaba la gira por emprendimientos vitivinícolas ubicados en el departamento 9 de Julio, De la Iglesia informó que "sobre fines de enero de 2010, esta entidad de control nacional resolvió dar curso a lo solicitado de acuerdo a la información presentada" y se lograron los siguientes tiempos de carencia de los productos para Argentina:

* Iprodione (Rovral): 3 días de carencia para uva de mesa y vinificar.

* Pirimetanil (Mythos): 5 días de carencia para uva de mesa y vinificar.

Cabe destacar que los tiempos de carencia anteriores eran de 14 días parar el Iprodione y de 21 días para Pirimetanil.

Consultados sobre la fecha de entrada en vigencia de esta medida para nuestra provincia, los especialistas coincidieron en decir que "si bien la cosecha de uva de mesa a esta altura del año ya está finalizando, la de uva de vinificar está recién en el inicio y nos pareció importante comunicar estas novedades, para que el productor conozca que tiene a su alcance, con mejores condiciones de utilización, dos importantes herramientas en la lucha contra la podredumbre de los racimos".

Cuando finalizó la gira a campo, De la Iglesia y Caballero agregaron que "es muy importante destacar y agradecer la colaboración desinteresada de varios productores de vid de varios sitios de San Juan y Mendoza, quienes con sus instalaciones y excelente predisposición, permitieron la obtención de la información presentada."

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *