15 de febrero de 2010 15:43 PM
Imprimir

Primer cosecha mecánica en los cultivos de pistacho de San Juan

Fue esta semana en la finca de la familia Bravo en el Departamento San Martín. La experiencia fue realizada con una máquina italiana llamada Yellow Devil que ya se utiliza en naciones como Israel.

Esta semana comenzó la cosecha del pistacho en San Juan, donde se cultivan unas 450 hectáreas para la producción de este fruto seco de gran demanda internacional.

En esta oportunidad Suplemento Verde de Diario de Cuyo y tal como lo viene haciendo desde la década del 90, participó como invitado exclusivo a la primer experiecia de cosecha mecánica de esta nuez, en la Finca La Dulce propiedad del empresario Juan Bravo situada en el departamento San Martín sobre calle Independencia.

Bravo comentó que luego de recorrer numerosos cultivos en el mundo y comparar distintas alternativas para la recolección del fruto, decidió la adquisición de un modelo italiano de gran eficiencia que debió importar.

La máquina

Se trata del modelo Yellow Devil, desarrollado por una reconocida firma italiana especializada en la fabricación de cosechadoras mecánicas de aceitunas, fruta fresca, almendra y pistachos para cultivos intensivos.

Se trata de la empresa Berardinucci y a la puesta en marcha de la máquina asistió uno de sus dueños, Vicenzo Berardinucci junto a Giovanni Di Naccio, responsable de ventas y el representante en Argentina, Ricardo De Blasi. Además y a fin de facilitar el apredizaje por parte de los operarios sanjuaninos, llegaron también los +choferes+ Nicola Meletti y Dino La Barba.

La máquina está conformada por dos unidades autopropulsadas por sendos tractores, cuya marcha es paralela a los costados de la hilera de plantas. Una de ellas posee un dipositivo bibrador que abraza la planta con tres brazos y no en forma de tijera, lo que evita dañar la corteza y asegura mayor vida para la planta.

La otra unidad denominada recolectora posee un sistema de cintas transportadoras y un desfoliador que elimina hojas y ramas. Ambas unidades además van acompañadas de bandejas regulables que facilitan la recolección.

Los sitemas de mando de los tractores son muy simples y totalmente mecanizados. Además, la cabina posee aire acondicionado.

El costo de la máquina puesta en Mendoza es de U$S 250 mil (CIF).

El costo de oportunidad

Los problemas de falta de mano de obra especializada para la cosecha en la provincia son ya de público conocimiento y esta realidad lleva muchas empresas del sector agroindustrial como las olivícolas, vitícolas y ahora el pistacho, a mecanizar la recolección de los frutos.

La Yellow Devil probada esta semana en San Martín según comentaran los especialsitas italianos, ya se está utilizando en otras naciones de la cuenca del medierráneo fudamentalmente en olivos y almendros

+Los rindes varían según las condiciones de cada monte frutal, pero en las experiencias desarrolladas en Israel, hemos podido cosechar 1.200 almendros por cada jornada de 10 horas y unas 90 plantas de olivo por hora+.

Según comentara Juan Bravo, una cuadrilla de 150 personas llega a cosechar unas 950 a 1.000 plantas en una jornada de 10 horas.

En la primer experiencia observada en San Juan, la máquina alcanzó un primer rinde de 110 plantas por hora, lo que luego de los ajustes pertinentes y la mayor generación de experiencia de uso hace pensar en un ritmo mayor.

Lo cierto es que la máquina viene a solucionar un problema importante: la falta de mano de obra en el campo sanjuanino

Producción sanjuanina

En el país San Juan es la provincia argentina con mayor extensión del cultivo del pistacho. Hoy y aún sin entrar en plena producción, permite obtener y comercializar unos 300 mil kilogramos para este año, en el que el granizo afectó un parte del cultivo.

Según estima el empresario Juan Bravo, cuando esta superficie esté en plena producción, se cosecharán unos 2,5 millones de kilogramos. Pero para el habría extender el cultivo a 2.000 hectáreas por lo menos.

La empresa de Bravo se llama Frutos del Sol SA y es el complejo productivo más importante de la provincia en este cultivo, con 100 hectáreas en la zona de La Chimbera y 65 hectáreas más en la localidad de Punta del Agua, ambas fincas del departamento 25 de Mayo; y 25 hectáreas más en el departamento San Martín.

Este cultivo se inicia en el desierto sanjuanino en 1994 en virtud del clima privilegiado. Hoy existen 3 fincas más, con unas 70 hectáreas de este cultivo cada una en la zona de Punta del Agua, 25 de Mayo.

Claro está que no nos es posible olvidar las 50 hectáreas propiedad del empresario iraní Marcelo Ighani, quién trajo el cultivo desde Irán, nación líder en la producción del pistacho.

La planta es un árbol añero en su madurez, cuya producción oscila entre los 3.000 y 10.000 kilogramos por hectárea según sea un año productivo o no. Su densidad de plantación es de 360 plantas por hectáreas, con polinización de una planta "macho" cada 8 "hembras" que dan los frutos.

La variedad cultivada en San Juan es la Kerman, nombre de la principal provincia productoras de Irán.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *