16 de febrero de 2010 14:04 PM
Imprimir

Violenta protesta de trabajadores pesqueros en San Antonio Oeste

Sam Antonio Oeste > Los ex trabajadores de la empresa Camaronera Patagónica ingresaron ayer de manera violenta a la oficina de la Secretaría de Trabajo y agredieron con huevos y tomates a los representantes de la firma pesquera que discutían con referentes del Sindicato de la Alimentación –STIA- la forma de pago de la indemnización.

La audiencia comenzó pasadas las 10 de la mañana. Por la compañía estaban los abogados Ariel Alice y Fernando Casadei, junto con el contador Marcos Violi y el gerente Iván Merlo. La propuesta que habían llevado era la de pagar el compromiso en seis cuotas, pues argumentaban que la crisis financiera les impedía afrontar todo de una vez. Se calcula que la deuda a los 135 personas alcanza el millón y medio de pesos, con montos que van entre los 5 mil y los 24 mil pesos.
Pero fue oferta rechazada por los ex empleados que permanecían afuera con bombos y pancartas, ya que pedían que el pago sea como máximo en dos cuotas.
José Aphal, abogado del sindicato, junto el secretario Adjunto, Juan Ortiz, y los delegados de planta transmitieron la resolución a los empresarios, quienes decidieron –luego de varios cuartos intermedios- levantarse de la reunión, tras la firma del acta en la que se asentó que no había acuerdo.
La respuesta enfureció a los trabajadores, quienes irrumpieron con ánimo irascible al interior, donde además de los abogados de la firma y sus responsables locales, se encontraba su titular, Pablo Fernández. Allí se produjo la rotura de algunos vidrios que separan las oficinas, y también volaron carpetas que había sobre los escritorios.
Al ver el enojo de los manifestantes, que les arrojaban huevos y tomates, se recluyeron en una oficina interior y cerraron la puerta. Pero esto irritó aún más a los obreros pesqueros, quienes la derribaron y a escasos metros de distancia descargaron el mismo tipo de municiones. La mayoría recibió los impactos en el cuerpo, y la consecuencia fue que sus ropas quedaron embadurnadas de rojo y amarillo. En cambio Violi sufrió un tomatazo en la cara, que lo derribó de espalda.
La secuencia de incidentes fue seguida por dos policías que se encontraban en el exterior que no atinaron a intervenir. Pocos minutos después, cuando la situación estaba totalmente desbordada y la Delegación había sido ocupada por los trabajadores, llegaron cerca de 20 uniformados de la comisaría local y del balneario Las Grutas.
La comisario Josefina Colipe, jefa de la unidad 10ma, intentó calmar los ánimos y pidió que dejaran retirarse a los representantes de la firma. Pero la respuesta fue negativa. No dejaban salir a nadie hasta que les aseguraron el cobro de las indemnizaciones.
Anoche cerca de las 21 había surgido una propuesta, de parte de la empresa, que había sido aceptada por los manifestantes. El cobro se realizaría en tres cuotas, siendo la primera el viernes y las otras dos restantes dentro de 30 y 60 días.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *