16 de febrero de 2010 14:27 PM
Imprimir

En Formosa y Chaco aseguraron que habrá que importar algodón

El presidente de DEPROA (Defensa del Productor Agropecuario), Aldo Minetti, dijo que la producción algodonera atraviesa por uno de sus peores años y consideró que con los rindes por tonelada no se llegará a cubrir el mercado interno en el país.

"El algodón de Formosa y Chaco no cubrirá el mercado interno y habrá que importar. Años atrás si se cubría la demanda que se generaba a nivel país y pocas veces se importó. Al igual que nosotros, el Chaco también atraviesa por una situación difícil", comentó Minetti al periódico formoseño, La Mañana.

Los intensos calores y la falta de lluvia castigaron a la producción algodonera y las estimaciones de los productores hablan de pérdidas de alrededor del 70% del algodón sembrado. Otro dato que ilustra la compleja realidad de la fibra es que los rindes se redujeron a niveles alarmantes y se llega a cosechar entre 300 y 500 kilos por hectárea, cuando en campañas anteriores rondaban las 1.500 o más.

A manera de cálculo, Minetti estimó que podrían llegar a cosecharse no más de 8.000 toneladas en la provincia, en razón de un rinde de 800 kilos por hectárea. "Creemos que quedaría en pie unas 10.000 hectáreas pero con rindes bajos. El año pasado el cálculo que hicimos era de una superficie sembrada de 25.000 hectáreas. Además los rindes eran de 1.500 kilos por hectárea", estimó.

El Chaco tiene una superficie sembrada con algodón de más de 300.000 hectáreas, pero los rindes también se verían perjudicados por efectos climáticos. Cosecha Las altas temperaturas y las escasas precipitaciones anticiparon el tiempo de apertura de los capullos de algodón, por lo que ya comenzó la cosecha en algunas zonas y la tendencia se generalizaría esta semana.

"A los cosecheros se les paga alrededor de 400 pesos la tonelada pero la recolección de la fibra es complicada. En la campaña anterior se pagaba entre 450 y 500 pesos. El problema es que nadie compra algodón en estos momentos y no hay un precio de referencia. Ni los particulares salieron a comprar", expresó.

El referente del sector aseguró que será de suma importancia la reunión de la mesa agrícola provincial para pedir la inmediata habilitación de las planchadas de algodón. "Como ahora no hay nadie que compre, las planchadas serán la solución y se fijará un precio de la textil y no se jugará con la desesperación del productor. El precio internacional es de 1.700 pesos la tonelada. El año pasado las planchadas pagaban 1.500 pesos por hectárea por la fibra de mayor calidad", agregó.

Minetti coincidió con el complejo cuadro de situación descripto por el presidente de la Federación Agraria, Zona Sur, Rolando Ziessenis, sobre los efectos del fenómeno climático y la necesidad de buscar soluciones para acompañar a los productores en este momento difícil y no desalentar la actividad. Consideró que la mesa agrícola deberá realizar una evaluación general de la situación y hacer un relevamiento de las pérdidas.

"Será en esa instancia donde se decidirá lo más conveniente. Que se declare la emergencia agropecuaria es una posibilidad, también existen otras alternativas, porque hay sectores de la provincia donde llovió y el panorama es más alentador. En los pueblos ya se siente la necesidad de que haya algodón porque la actividad dinamiza todo un circuito. Una familia tipo que va a cosechar hacía hasta el año pasado un promedio de 150 pesos por día pero ahora el panorama es más complejo porque resulta difícil la cosecha", añadió.

Algunos productores de la zona norte de la provincia (Clorinda, Guemes, General Belgrano, Laguna Naineck, Laguna Blanca y Riacho He Hé) comenzaron con la etapa de cosecha la semana pasada. Pero la cosecha generalizada en la provincia arrancaría esta semana y se sumarían Fontana, Potrero Norte, Pirané, Loma Senés, Villa Dos Trece, El Colorado y Villafañe. De acuerdo a los relevamientos de Federación Agraria, Zona Sur, el área de siembra de algodón estaría entre las 12.000 y las 15.000 hectáreas, con el agravante que en algunos casos los rindes serían de no más de 500 kilos por hectárea.

Los vaivenes del clima también perjudicaron en gran medida la siembra de girasol e hizo disminuir los rindes entre 500 y 600 kilos por hectárea, cuando lo normal sería entre 1.800 y 2.000.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *