16 de febrero de 2010 14:42 PM
Imprimir

Viene un tiempo de bonanza para la soja

Al menos al finalizar enero, todo indicaba que los precios seguirían cayendo. Sin embargo, las cotizaciones en Chicago han revelado positivas reacciones.

De esta forma el camino recorrido durante buena parte de enero dejó de ser negativo y la tendencia a la baja está quedando cada vez más frágil.
Desde los primeros días de enero a los primeros de este mes, el precio, marzo/10, de Chicago se redujo de u$s 385 a u$s 334, aproximadamente. Se trata de una caída de más de u$s 50 por tonelada.
Pero luego comenzó a registrarse un rebote. Y así los valores se han acercado a un nivel de u$s 350
¿Qué ha pasado? ¿Por qué no siguieron las bajas? ¿Este cambio de clima es algo duradero?
Uno diría que, en primer lugar, lo que fundamenta esta suerte de rebote se basa en razones más bien ultra-coyunturales, de cortísimo plazo.
Una explicación racional se basa la suposición generalizada del mercado de que va a haber una solución para los problemas de Grecia, España, Irlanda y Portugal, los "enfants terribles", los chicos terribles, de la U.E.
De esta forma, la sola posibilidad de que haya alguna forma de solución ha modificado las expectativas existentes hasta hace poco, tan negativas, sobre la cotización del euro. Y así los operadores, ahora, tienen dudas sobre una mayor caída en el euro.
Ello pone un cierto piso en los valores granarios.
Además, existe una palanca a la baja que, todavía, no se pone en acción.
Aún no ha salido la normativa dirigida a mejorar la forma de funcionar del sistema bancario en EE.UU. Tal normativa intentaría limitar la capacidad de colocación de fondos, de manera de presionar al sistema para que se dirijan hacia destinos seguros.
Ello, obviamente, restringiría el campo de acción de los fondos en los granos.
Como sabemos, este proyecto ha venido afectando negativamente en los valores de los granos.
Pero la cosa se demora, y por ello los mercados comienzan a dudar sobre la fuerza de estas medidas anunciadas y no implementadas.
En tanto, las cuestiones menos coyunturales, de un poco más de plazo, siguen pateando en contra.
La principal: las cosechas de soja que en Brasil rondarían en 66 millones de toneladas, en Argentina en 53 y en Paraguay en 7.
Algo impresionante.
Todo el MERCOSUR mostraría una cosecha de aproximadamente 130 millones de toneladas.
La Argentina, con más de 50 millones, enfrentará una oferta con fuerte impacto en los precios. Al menos durante abril y mayo.
En medio de tanta incertidumbre, en la Argentina seguimos jugando a las escondidas. Y así el Gobierno no define su posición.
Pero sí actúa en desmedro de los precios.Manuel Alvarado Ledesma

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *