26 de julio de 2012 20:47 PM
Imprimir

Una delegación de inspectores del Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar de Japón ha visitado España durante una semana

ESPAÑA : La OECE ha trabajado de forma coordinada con los Ministerios de Sanidad, Agricultura y las Comunidades Autónomas, para organizar las reuniones, entrevistas y visitas a establecimientos cárnicos y una explotación de porcino.

La OFICINA DE EXPORTACIÓN DE LA CARNE DE ESPAÑA (OECE) ha valorado de forma muy positiva la visita que una Delegación de Inspectores de la Oficina de Seguridad de los Productos Alimenticios Importados, del Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar de Japón, ha realizado durante la pasada semana para revisar  los sistemas de producción y control sanitario de nuestro país, con el objetivo de poner al día y mejorar el conocimiento sobre nuestros productos.

 

Durante la visita, en la que la OECE ha colaborado de forma coordinada con las administraciones públicas involucradas, se mantuvieron reuniones con los Ministerios de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) y con autoridades competentes de las Comunidades Autónomas, y se visitaron cuatro establecimientos cárnicos y una explotación de porcino.

 

La reunión final fue organizada por la OECE en la sede de PIMEC en Barcelona –con la colaboración de su Área Agroalimentaria, que preside David Coll, y coordinada por ANAFRIC-, con la participación de los representantes del MAGRAMA, del MSSSI y del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña. En ella, los Inspectores del Ministerio de Sanidad japonés realizaron una presentación sobre la inspección de productos alimenticios a su llegada a Japón, y recordaron que su normativa sanitaria contempla como criterio microbiológico la ausencia de Listeria monocytogenes en productos curados (no sometidos a tratamiento térmico listos para consumo), pero no así en carnes frescas destinadas a ser cocinadas.

 

Los inspectores nipones señalaron las buenas relaciones comerciales con España, uno de los principales proveedores de alimentos a Japón, destacando la ausencia de problemas, en los últimos cinco años, en los envíos de carne, tanto en lo que se refiere a las condiciones higiénicas como a los límites de residuos, etc.

 

La opinión que expresaron las autoridades japonesas sobre el conjunto de su visita fue muy positiva, ya que pudieron conocer de primera mano las modernas tecnologías que se utilizan en la elaboración de productos curados típicos españoles, que en Japón no son bien conocidos, y constataron la excelente impresión de las empresas españolas visitadas.

 

Japón es un país con una dependencia de la importación de alimentos para el suministro de su mercado, y los inspectores valoraron muy positivamente la calidad y variedad de la carne y productos cárnicos de cerdo procedentes de España, agradeciendo a las autoridades españolas y los representantes sectoriales su apoyo y colaboración durante la visita de inspección.

 

 

 

 

La importancia del comercio exterior cárnico español

El pasado año, las exportaciones cárnicas españolas con destino a Japón fueron de 25.357 tm de carne de cerdo y 2.130 tm de despojos, por valor de 83 millones de euros, junto a 460 tm de jamones y paletas curados y 290 tm de otros embutidos curados y cocidos por valor de 9 millones de euros.

El sector cárnico español exportó en 2011,  a más de 40 países, un total de 1,40 millones de toneladas de productos frescos, y 116.000 toneladas de elaborados, lo que representó unas ventas exteriores de algo más de 3.644 millones de euros, un 17,1% superiores a los 3.112 millones facturados en 2010, unas cifras que por sí solas hablan de la importancia estratégica que el comercio exterior tiene para toda la cadena de valor de la carne.

Las exportaciones de carnes y despojos supusieron unas ventas de 2.897 millones de euros, de los que 2.086 millones corresponden a carnes de porcino y 401 millones a vacuno, mientras que los elaborados vendidos en el exterior facturaron 747 millones de euros, encabezados por jamones curados (215 millones) y embutidos curados (232 millones de euros).

Todas las exportaciones de carnes han experimentado un avance significativo en sus volúmenes, del mismo modo que los elaborados, con la única excepción de los productos cocidos, que estancaron sus exportaciones.

 

Las exportaciones de carnes realizadas por nuestra industria representan alrededor del 30% de la producción cárnica de nuestro país, pero sólo representan el 8% de la producción de elaborados, aunque en estos últimos ejercicios este porcentaje ha ido progresando suave pero continuamente.

 

La OFICINA DE EXPORTACIÓN DE LA CARNE DE ESPAÑA (OECE), integrada por la Asociación Nacional de Almacenes Frigoríficos de Carnes y Salas de Despiece (ANAFRIC), la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE), la Asociación Profesional de Salas de Despiece y Empresas Cárnicas (APROSA-ANEC), la Federació Catalana de Industries de la Carn (FECIC) y la Fundación del Jamón Serrano Español, tiene como objetivos impulsar las exportaciones cárnicas españolas, mejorar la competitividad internacional de la producción cárnica de nuestro país, agilizar los trámites para la exportación, asesorar a las empresas cárnicas en materia de comercio exterior y promocionar la imagen de la industria cárnica española y sus productos, y crear una plataforma de colaboración constante con la Administración, para tratar de optimizar el proceso administrativo necesario para las exportaciones y representar al sector ante la Administración y organismos de promoción.

 

Para más información:

Comunicación OECE

José M. Alvarez Tel.: 646 65 28 46. E-mail: jmalvarez@telefonica.net

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *