27 de julio de 2012 11:47 AM
Imprimir

Córdoba atraerá más terneros

La producción de carne crecerá próxima a las plantas de molienda de maíz, según la visión de los cabañeros.

Conscientes de que todo momento malo se supera, la ganadería argentina se sigue preparando para cuando lleguen tiempos más venturosos.

Lo demuestra con su presencia en la 126ª Exposición Rural de Palermo donde, por ejemplo, la raza Brangus, llamada a poblar las nuevas zonas ganaderas, se convirtió en la segunda en cantidad de reproductores por primera vez en la historia de la centenaria muestra, sólo por debajo de la Angus.

“Un gobierno lógico, que lo vamos a tener en algún momento, va a apostar a la ganadería y para eso nos estamos preparando”, destacó Pedro Borgatello, presidente de la Asociación Argentina de Criadores de Brangus.

Refundación. En esa refundación de la ganadería, Córdoba tendrá mucho para aportar. Su crecimiento como proveedora de maíz y de subproductos de la molienda sitúa a su región central como un polo invernador. Su función será engordar los terneros que bajen desde el norte provincial y también desde el NOA y el NEA. “Córdoba no sólo puede engordar sus propios terneros sino también engordar de otras provincias con climas más marginales. Puede crecer como importadora de terneros desde otras regiones”, aseguró Alejandro Becerra, propietario de la cabaña San Alejo, de Villa del Totoral, y administrador del establecimiento El Carmen, de la Peña Colorada, en Río Ceballos.

A pesar de contar en el arco noroeste de la provincia con un escenario natural apto para el desarrollo de la cría bovina, las vacas prefieren trasladarse más hacia el norte. A tal punto que Corrientes ha superado ya a Córdoba en la cantidad de vacas, de acuerdo con cifras del Senasa.

“El norte del país va a ser de excelencia en la producción de terneros para que se engorden en el sur”, observó Dante Groppo, propietario de la cabaña La Sultana, de Bell Ville. Para el criador de las razas Angus y Brangus, la mala decisión de convertir zonas ganaderas en agrícolas contribuyó a destruir ambientes donde la cría expresa su potencialidad. “Hay zonas de Córdoba donde la agricultura se había instalado y por los bajos rendimientos de los granos se están dando cuenta que de ahí no podían sacar las vacas”, advirtió.

Pros y contras. El desarrollo de un perfil invernador para la ganadería cordobesa también es pregonado por Martín Zuza, titular de la cabaña La Bellaca, establecimiento que reparte la cría de reproductores entre Las Acequias (departamento Río Cuarto) y Rivadavia, en el este de la provincia de Salta.

“Las zonas de cría se van a desplazar hacia el NOA y el NEA y desde ahí se van a proveer los terneros para ser engordados en las zonas de invernada, donde habrá muchos insumos baratos para el engorde”, pronosticó el cabañero, orgulloso propietario del gran campeón macho Brangus en el certamen de Palermo.

“Es posible hacer buenos toros en una zona donde la agricultura compite con la invernada”, destacó Zuza. En su esquema, el costo del flete para el traslado de los terneros se compensaría en la zona de invernada con la disponibilidad de alimentos económicos.

Oscar Melo, productor ganadero y docente universitario tiene la visión de que la ganadería debe conducirse hacia un modelo más integral, debido a que la mayoría de las zonas productoras de carne del país cuenta con la posibilidad de tener una producción agrícola cercana.

“Ese modelo de que las zonas más alejadas a los puertos produzcan los granos y las más cercanas se dediquen a la producción de carne con los granos no creo que se aplique en Argentina, ya que los fletes internos son muy caros. Un sorgo vale 200 pesos menos lejos del puerto que cerca del puerto, por lo que va a convenir hacer carne en el lugar de producción”, sostiene Melo, quien participó en la 126ª Exposición de Palermo como jurado de la raza Simmental Fleckvieh.

Para Melo, la ganadería no va hacia una regionalización, donde una produzca los terneros y otra los engorde. De acuerdo con su razonamiento, debería encaminarse hacia una integralidad donde las zonas deberán producir sus terneros y engordarlos en el lugar, en función de la rentabilidad del negocio. “Córdoba, en su zona central va a estar en esas características, salvo el norte donde no se van a poder hacer más que terneros. En el resto se debería dar un modelo integral”, afirmó.

Manejo sustentable. No obstante, admite que la cantidad de terneros que va a producir la zona central no va alcanzar para compensar la producción de burlanda (DGS) que va a generar la molienda de maíz.

“La limitante no es la falta de alimento, sino la de terneros. La clave es producir más terneros”, indicó Melo; considera que en ganadería no conviene trasladar nada, porque hacerlo es caro. “El flete del sorgo de Quimilí al puerto de Rosario son alrededor de 250 pesos la tonelada y el sorgo vale 600 pesos. Entonces me pregunto para qué lo voy a llevar para engordar un ternero cerca del puerto si conviene hacerlo en origen, que es más barato. A la burlanda hay que trasladarla lo menos posible porque es húmeda y nadie va a trasladar agua. Hay que usarla cerca de las fábricas”, resumió.

Además de la sequía y del desincentivo que tuvo la cría en los últimos años –debido a su pérdida de rentabilidad– los ganaderos identifican otras limitantes locales para el desarrollo de la fábrica de terneros en los departamentos del norte.

“Si Córdoba Ambiente no cambia su política, los pocos sectores de cría que aún quedan en el noroeste se van a seguir achicando en el número de vientres. El renoval crece, no se puede tocar y le está quitando campo a las pasturas y carga a las vacas de cría”, manifestó Borgatello. Para el titular de Quilpo Norte (Cruz del Eje), se está condenado al noroeste a la pobreza eterna. “Todos los extremos son malos. Ni ser extremistas con el desmonte, como se hizo en algún momento, ni pasar a la prohibición total. Hay que hacer un manejo adecuado”, recomendó.

¿Si exportamos? La incorporación de una recría a pasto también aparece en el horizonte, en especial en los modelos de producción de novillos pesados. “No es posible pensar un modelo ganadero futuro sin exportaciones. De lo contrario, cuando se recupere más la oferta, van a volver a bajar los márgenes ganaderos”, advirtió Dante Groppo.

Mientras esperan un mejor horizonte para el comercio exterior, muchos ganaderos coinciden en que la recría puede ayudar a terminar los novillos pesados de una forma más económica. “Hay campos con muy buenas pasturas que permitirían incluir una recría, sin la necesidad de un engorde intensivo, y poder terminar animales más pesados”, sostuvo Mauricio Groppo, asesor de varias cabañas Angus y compañero de su padre en La Sultana.

Para este ciclo completo, el productor incluye un ternero destetado con 180 kilos que ingresa a una recría para incorporar durante un año una ganancia de peso diaria de entre 400 y 500 gramos. Al término de este período, el novillo con 360 kilos se encierra en el corral para incorporarle los últimos kilos con granos.

Como una forma de prepararse para cuando la Argentina vuelva a ser un proveedor mundial, la Asociación Argentina de Brangus organizará en noviembre, en Corrientes, el Primer Congreso Latinoamericano de la raza. “Proyectamos que Brangus será la raza mayoritaria en la zona cálida del continente y la mayor productora de carne del mundo”, dijo Borgatello.

Desde la pista

De la Sota, presente. Luego de mantener el miércoles a última hora una breve reunión con la cúpula de la Sociedad Rural Argentina, el gobernador José Manuel de la Sota encabezó en el predio de Palermo el acto de entrega de premios de la 42ª Exposición Nacional de Artesanías, que organiza la entidad agropecuaria. Como el tradicional, al acto oficial de la 126º Exposición Rural tendrá lugar mañana, a las 11.

La sequía, sin respuestas. Mientras la Mesa de Enlace agropecuaria continúa reclamando al Gobierno nacional la homologación de los decretos provinciales de emergencia para que los productores afectados por la sequía puedan diferir el pago de los impuestos, por lo bajo los dirigentes aseguran que no tendrán ningún éxito. Sostienen que el Gobierno, a través de intendencias afines y de aliados políticos, está entregando en varias provincias ayuda directa a los productores. Una forma de eludir el reclamo gremial de las organizaciones gremiales y de fidelizar voluntades.

Cítricos, en emergencia. Los integrantes de la Mesa de Enlace agropecuaria junto con diputados nacionales de Entre Ríos y Corrientes analizaron en la Rural de Palermo las pérdidas que generaron las heladas ocurridas entre el 7 y el 9 de junio sobre la producción de cítricos. Con temperaturas que oscilaron entre los ocho y los 12 grados bajo cero, el fenómeno fue uno de los peores registrados desde la década de 1960. Hay un total 100 mil hectáreas afectadas. Habrá que esperar hasta la primavera para ver si el daño por el frío ha generado la muerte de las plantaciones, indicó el intendente de Mocoretá (Corrientes), Henry Fick. Esta localidad perdió el 80 por ciento de la producción. Los gobiernos de Corrientes y Entre Ríos ya firmaron la emergencia agropecuaria. Ahora esperan que la Nación homologue los decretos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *