30 de julio de 2012 10:58 AM
Imprimir

Pablo Cattani: “Hoy los ganaderos tienen que ser agricultores”

El Ing. Pablo Cattani (de Argentina) estuvo de recorrida por Uruguay, lo que fue una muy buena ocasión para consultarlo sobre la producción ganadera. Cattani es  ingeniero agrónomo y se ha especializado en sistemas de producción y uso de forrajes conservados. Posee amplia experiencia de trabajo en el continente con climas, templados, subtropicales y tropicales […]

El Ing. Pablo Cattani (de Argentina) estuvo de recorrida por Uruguay, lo que fue una muy buena ocasión para consultarlo sobre la producción ganadera.

Cattani es  ingeniero agrónomo y se ha especializado en sistemas de producción y uso de forrajes conservados. Posee amplia experiencia de trabajo en el continente con climas, templados, subtropicales y tropicales y en la conservación de forrajes de alta calidad, maquinaria, procesos y gestión de técnicas de avanzada.

COSTOS PRODUCTIVOS. Respecto a la gira que realizó en nuestro país el especialista argentino dijo que una de las cosas que más le preocupa son “los costos productivos”. Agregó que aunque esté “algo ajeno a la sintonía fina uruguaya, todos los países de la región tienen que controlar sus costos productivos porque sino se producen desequilibrios”.

“Creo que hoy se está produciendo un reacomodo de lo que es la ganadería en general”, agregó.

“Todos pedimos precios y estos van a aparecer más adelante, hoy lo que tenemos que controlar son los costos”, subrayó.

Cattani agregó que “una de las cosas” que le llaman la atención es que a nivel general “se está desestimando mucha fuente alimenticia”, pero en Uruguay le “chocó” observar que en la recorrida que realizó “hasta Vichadero sólo vimos dos pasturas implantadas, cuando vemos que los ciclos productivos son excesivamente largos y que la rentabilidad falta, tenemos que reaccionar, a mi me parece que hay poca pastura, y cuando llego al norte me encuentro con que hay pasturas de alfalfa, bien sembradas y fertilizadas, el contraste es excesivamente fuerte, si hay uno que lo puede hacer yo creo que pueden hacer todos”, enfatizó. “Hay como una responsabilidad social de mejorar este panorama”.

Se plantaron más verdeos en detrimento de las praderas convencionales, Cattani reflexiona que “eso  habla claramente de la necesidad de salir a apagar incendios, porque el verdeo es costoso, la pradera la podes ir manejando, podes ver si vas a hacer reservas, el verdeo es para no pasar hambre y porque los rollos que me están vendiendo o que me van a vender no son de la mejor calidad. Entonces creo que hay que plantearse claramente para los próximos 10 años qué ganadería queremos”.

Comparando costos y beneficios quizás la producción ganadera en encierro no sea la mejor opción Cattani señala que “hoy el encierre en si no es negocio, porque no podes estar ganando 5 o 10 centavos, cuando ves que repartieron la ración y te sale mal contada dos dólares con treinta y te van a pagar dos dólares con treinta y cinco. Mi teoría es que tenemos que hacer unas excelentísimas pasturas y achicar el período que tenemos, entonces todo va a ser más eficiente, crecer en volumen desde el destete hasta el encierro. Yo hoy pongo toda mi energía en la recría ya que es la que me da un pasivo en mi empresa ganadera, y me da una baja rotación de activos, eso me quita rentabilidad cuando el precio se resiente un poquito por cualquier temblor que haya, por ahí mi rentabilidad se derrumba estrepitosamente, pero si yo puedo salir del encierro y hacer sobre una pradera una suplementación estratégica, o entro con animales muy bien recriados, el período de encierre se hace mucho más eficiente y lo puedo acortar de 120 a 90 días, la rentabilidad es diferente”.

“Hoy los ganaderos tenemos que ser agricultores”, sentencia Cattani, y agregó: “Me llamó poderosamente la atención hacer kilómetros y más kilómetros y ver pasturas naturales y vacas flacas. Dicen que es lo normal, yo creo que debería de dejar de serlo, hay muchísimos recursos como para poner pasto en el campo. La vaca tiene que estar en buen estado para poder parir, pero para preñarse también tiene que estar ganando peso. Nosotros queremos que la misma se enamore cuando está muerta de hambre. Que se va a entretener esa vaca con un toro si lo único que quiere es comer, no está en ganancia de peso”.

“Es formidable como cambian los índices de preñez cuando el ganado está ganando peso durante el servicio. Con una suplementación acorde y sobre una pradera más o menos buena, el amor entre la vaca y el toro crece. Insisto  en que me da miedo la poca cantidad de pastura que estamos cultivando, tenemos que ser muchísimo más agricultores para mejorar esa rentabilidad cuando los números productivos se ajustan cada día más”, insistió el técnico.

SILOS. Refiriéndose a los silos, Cattani señalo que le pareció que “estaban un poco húmedos, sobre todo los de sorgo, porque están faltando algunas máquinas para hacer silos, entonces antes de que se vaya la que vino a mi establecimiento pico todo lo que hay. Creo que hay que ajustar el tema del ensilaje y secarlo un poco más, porque el agua es un costo adicional” y “haciendo silos un poco más secos baja el costo de producción”, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *