31 de julio de 2012 00:46 AM
Imprimir

Por el atraso cambiario, las exportaciones de carne caen un 66%

Así lo explica un informe realizado por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (CICCRA), en el que se muestra la evolución decreciente de los números para el sector cárnico desde el 2006. Desde ese entonces el stock vacuno se redujo en 12,5 millones.
“El problema más grave que hoy tiene la industria frigorífica que provee al mercado interno y exporta, es el atraso cambiario, que estimamos en un 20 o 30%”.

Ese es el diagnóstico que plantean desde la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (CICCRA), que en su último informe mensual dirigido por Miguel A. Schiariti explica con números concisos la desesperada situación del sector ganadero desde el 2006 a la fecha, “año en el que se profundiza la intervención en el mercado de ganados y carnes por parte de la Secretaría de Comercio de la Nación”.

“Al atraso cambiario hay que sumarle entre un 15 o 20 por ciento que se queda el estado en concepto de retenciones”, explicó a LPO Schiariti. “Estamos viviendo un desastre generado por la política de intervención en los mercados de este gobierno y las medidas de Guillermo Moreno”, sostuvo el director del informe. Por eso impulsan la “corrección” del tipo de cambio y la eliminación de las retenciones para la exportación de carnes frescas.

Los cálculos muestra una reducción del stock ganadero 12,5 millones menor al de 2008, una caída en la faena del 30%, 121 plantas cerradas y 12.600 puestos de trabajo menos. Además, el consumo de kilo de carne por habitante por año se redujo un 15,5%, pasando de 68 a 57,5.

Mientras tanto, las exportaciones de carne al exterior cayeron un 66% y el precio no paró de aumentar desde esa fecha, 150%.

“Es necesario que desde la banca nacional se establezcan líneas de crédito a valor producto con tres años de gracia para la retención de vientres a los pequeños productores que se vieron expulsados entre 2007 y 2009”, proponen desde la CICCRA.

“Otra medida necesaria para agilizar la recomposición del stock ganadero es la desgravación de ganancias de hasta 300 vientres por productor durante los próximos 3 años”, agregan.

“Los envíos al exterior de cortes vacunos del primer semestre del año resultaron ser los más bajos de los últimos ocho años por lo menos, con sólo 60.295. En relación a enero-junio de 2011 resultaron 27,2% inferiores”, advierten en el estudio.
Es que la situación se vuelve insostenible si se tiene en cuenta el aumento en los costos del 30% como consecuencia de la inflación, mayores salarios, la suba de tarifas en la energía para la industria, mientras el tipo de cambio se mueve a cuentagotas, a un 8 o 9 por ciento anual, con una rentabilidad que se reduce año a año para los criadores y frigoríficos.

“No hay competencia de precios entre mercado externo e interno y eso hace que no haya exportaciones”, remarcó Schiariti.

Efecto sequía

El origen del conflicto se remonta a la sequía del 2008, cuando muchos productores debieron deshacerse de sus vacas madres a precios de remate. En ese entonces, calcula que desaparecieron unos 4.500 pequeños productores.

Del total de animales faenados en junio, el 41,5% fue de hembras, las encargadas de sostener o incrementar el rodeo. “Estamos comiendonos la maquina de fabricar terneros”, subrayó Schiariti.

El director del estudio sostiene que la pérdida del 25% como consecuencia de la sequía, más el retraso generado por las inundaciones está llevando “se va a sentir en el segundo semestre”. “No se está vendiendo maquinaria agrícola ni se está pagando la que se compró el año pasado”, contó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *