18 de febrero de 2010 14:57 PM
Imprimir

Paraguay   –   Denuncian irregularidad en el sistema antiaftosa

El resultado de un análisis aplicado a una vacuna antiaftosa importada salió inicialmente "no satisfactorio", pero luego en el Senacsa fue supuestamente cambiado en planilla por "satisfactorio", denunció María Acosta.

El laboratorio Galmedic denunció ayer a la prensa que el resultado de un análisis de calidad de vacunas antiaftosa importadas fue supuestamente alterada en una planilla del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Animal (Senacsa).

La gerente del laboratorio Galmedic, Lic. María Eugenia Acosta, informó que el día 4 de febrero de este año comprobaron que la planilla de control físico-químico de la muestra de vacuna “Aftogen”, de la serie 617, de procedencia argentina, que había dado resultado no satisfactorio, fue cambiada por otra donde dice satisfactorio.

Señaló que en el análisis de resistencia que se había practicado el día 24 de setiembre del 2009, dicha vacuna importada se destruyó (rompió emulsión) a las 15 horas de haberse puesto a 56 grados, con lo que lejos quedó de cumplir la condición mínima requerida.

Destacó que el propio manual del Centro Panamericano de la Fiebre Aftosa (Panaftosa) establece en su página 186 que toda vacuna de emulsión primaria debe permanecer estable por lo menos 5 días a 56 grados.

“Esta vacuna argentina se rompió emulsión en menos de 15 horas, tiene una separación de emulsión del 13% del volumen total, con lo que no garantiza la durabilidad de la inmunidad”, dijo. Puntualizó que en caso que se hubiesen aplicado a animales una vacuna sin la adecuada estabilidad de la emulsión, dicho ganado debería ser vacunado nuevamente para mantener la protección contra la aftosa.

Status sanitario

Acosta, en directa réplica al presidente del Senacsa, Daniel Rojas, refiere en una nota dirigida al mismo que, “sabiendo su preocupación por velar la seguridad del estatus sanitario del país, libre de aftosa con vacunación, suponemos que se tomarán las medidas correspondientes del caso, con la revacunación para los ganados que recibieron dosis de la serie 617, aprobada por la entidad sanitaria. La representante de Galmedic difundió fotos de un frasco que según ella se trataría de la muestra de la vacuna de la serie 617 que fue analizada en Galmedic y que no cumple con la resistencia requerida.

La denuncia escrita presentada a los medios de prensa detalla que una vacuna antiaftosa que no presente estabilidad debe ser rechazada, no importando el grado de ruptura. Las copias de la planilla, supuestamente adulterada, fueron testificadas como fieles al original por la escribana Susana Raquel Ramírez Báez.

Defensa de Galmedic

Con relación a las 1.500.000 dosis de vacunas que le fueron rechazadas por el Senacsa, la Lic. Acosta señaló que el Laboratorio Galmedic es una industria nacional que exporta a 14 países y es fuente de trabajo de unas 500 familias.

Destacó que su objetivo es la calidad y la honestidad en primer lugar. “Nosotros pedimos el re-test de la serie de vacunas antiaftosa serie 024089, en base al derecho constitucional de participar y controlar todas las pruebas de nuestra vacuna, es un derecho a la defensa, el cual fue violado, porque el Senacsa no nos permitió participar en todas las pruebas”, afirmó.

Añadió que incluso se les negó los resultados de las pruebas que hasta hoy desconocen. “El 19 de noviembre de 2009, el director de Laboratorio del Senacsa, Dr. Gerardo Bogado, confirmó verbalmente que el lote 024089 iba ser aprobado y luego el 7 de diciembre de ese año dijo que iba ser rechazado”, indicó.

Resultados cambiados

Acusó que los resultados fueron cambiados por el Senacsa, sin que se le haya explicado las bases del rechazo del lote de vacuna que tendría un costo de producción de US$ 400.000. “Es mentira que nosotros pongamos en riesgo el estatus sanitario del país, si solo pedimos un nuevo control y que participemos en dicho tes, porque solo en caso de aprobación con el nuevo análisis sería recién liberada para la venta, con toda la garantía.

Por las 1.500.000 dosis rechazadas, Acosta señala que no confían en los análisis del Senacsa, pero aceptan la aprobación de ese ente de sus otras 4.500.000 dosis.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *