19 de febrero de 2010 13:57 PM
Imprimir

Producción porcina en clima calido

Hace algún tiempo le recordaba a un amigo porcicultor de una zona cálida en un país de Centro América, que le había recomendado tiempo atrás instalar algún equipo para contrarrestar el calor en su maternidad. La respuesta fue: "Ahhhhh, lo vamos a dejar para después, porque ya terminó la época de calor....". Por dentro, no pude evitar pensar: "¿Cómo? Si ahí nunca termina el calor..."

La "zona de bienestar" se define como el rango de temperatura seca y humedad relativa dentro del cual un animal, en nuestro caso el cerdo, se encuentra confortable. También llamada "zona de confort".

Los animales homeotermos (de sangre caliente) poseen una zona termoneutral, que es la zona de temperatura ambiental en la cual el animal requiere un gasto energético mínimo (tasa metabólica basal) para mantener su temperatura corporal constante. Por encima (temperatura crítica superior) y por debajo (temperatura crítica inferior) de ésta estrecha zona temoneutral, los homeotermos requieren aumentar su tasa metabólica para regular su temperatura corporal.

Si la temperatura ambiente supera la temperatura crítica superior, el aumento de la tasa metabólica va encaminado a poner en marcha mecanismos de disipación y pérdida de calor; mientras que por debajo de la temperatura crítica inferior, el aumento de la tasa metabólica se dirige a evitar la pérdida de calor y a la producción de calor metabólico.

El calor sí afecta a los reproductores.

A estas alturas a nadie debería sorprender la importante influencia del calor sobre los reproductores. Este efecto puede estar costando muchos lechones y, por tanto, mucho dinero al productor. El calor afecta de la misma manera a los machos que a las hembras.

A veces olvidamos la influencia de las altas temperaturas en los verracos.
Verracos que sufren temperaturas ambientales iguales o superiores a los 31º C, presentan una disminución de la libido así como una clara reducción de la calidad espermática. Esa reducción se prolonga 4 o 6 semanas.

La zona de confort para el cerdo es de 21 a 23º C. Esa temperatura no es la usual en las granjas porcinas en nuestro medio. Algunos autores mencionan 15º C como la temperatura óptima para la cerda.

No deberíamos cerrar los ojos ante la situación mencionada, si queremos producir cerdos de manera eficiente en nuestro clima.

Con una temperatura del aire superior a 23º C, la cerda come menos para evitar un exceso de calor. Ahí se originan todos los problemas del calor, del hecho de que la cerda consuma menos alimento.

En general, podemos decir que por cada 1º C arriba de 23º C, la ingesta de las cerdas se reduce desde 100 hasta 300 gramos por día.

Se observa una reducción del consumo de acuerdo a la temperatura: así de 18 – 25º C es de unos 150 g. diarios; de 25 – 27º C es de 390 g / día de pienso, siendo de 920 g. día entre 27 – 29ºC.

La cerda lactante come unas 7 veces diarias, consumiendo hasta 1,300 g. en cada ocasión, si se encuentra a 18 º C. Pero si la temperatura es de 30º C., consume un máximo de 5 porciones de 800 g. cada una.

Cualquier estrategia tendiente a intentar que la cerda coma más, o bien que aproveche más lo que consume, estará contribuyendo a compensar los efectos negativos del calor.

Ante el bajo consumo, tendremos pérdida de peso en la cerda lactante, que nos dará una menor producción de leche y a la par bajos crecimientos de los lechones, pero si la pérdida de peso es mayor, repercutirá de manera muy seria sobre la condición corporal de la cerda y las próximas camadas.

En clima cálido, el primordial objetivo de la maternidad se convierte entonces en lograr un adecuado consumo de alimento por parte de la cerda para que pueda obtener los nutrientes para producir la leche suficiente para alimentar una camada numerosa.

Logrado ese objetivo, lo demás viene por añadidura: peso al destete, baja mortalidad de lechones y cerdas, corto intervalo destete a celo, alta tasa de parición, elevado número de lechones nacidos en el siguiente parto, etc. Porque el segundo objetivo, consecuencia del primero, es lograr que la cerda no pierda condición corporal, grasa dorsal o peso.

En cerdas el efecto del calor puede resumirse:

* Anestro post-destete: de 7 – 10 % sube al 15 – 25 %.
El intervalo destete-cubrición: de 5 – 7 días pasa a ser hasta 10 – 12 días.
Se reduce la duración del celo de dos días a uno.
Nacidos Muertos, de un máximo normal de 4 – 5 % hasta 12 – 16 %.
* Momias suben de 0.5 o 1 % hasta 3 o 4 %.
* Disminución en la tasa de parición, bajando de 80 – 85 % hasta 60 – 65 %.
* Las repeticiones de celo regulares pueden pasar de 10 a 20 %.
* Repeticiones irregulares llegan hasta 30 % sobre el total de repeticiones.
* Abortos van desde un 1 % normal hasta 5 – 10 %.
* Cerdas que llegan vacías a maternidad hasta un 5 %.

Estrategia de alimentación:

La alimentación es uno de los puntos más críticos.

Gestación y lactancia son etapas con requerimientos nutricionales totalmente diferentes.

En gestación, los requerimientos son ligeramente superiores que los de mantenimiento. El mayor enfoque de la alimentación durante la gestación, debe ser hacia las consecuencias que tendrá en el período de lactancia. Cerdas sobre alimentadas en gestación, ocasionan incremento en partos distócicos, nacidos muertos, bajo consumo en lactancia y poca producción lechera con todas sus repercusiones.

En gestación es aconsejable utilizar alimentos fibrosos, para tener mayor capacidad del tracto intestinal, entre otras ventajas. Una sola toma de alimento durante la gestación, capacitará al estómago para contener un mayor volumen en maternidad.

Durante la lactancia se consume mucha energía y otros nutrientes.

La lactancia implica un gran esfuerzo nutricional por parte de la cerda, y todas las estrategias deben estar encaminadas a compensar ese esfuerzo.

Adaptación de la dieta de lactancia:

El cambio de alimento de gestación a lactancia puede ser traumático para la cerda. Por esa razón actualmente se está utilizando una ración pre-parto, o bien hacer el cambio gradualmente para que la cerda pueda ir incrementando el consumo. Es aconsejable incluso ofrecer el mismo alimento de gestación hasta un par de días después del parto.

Tomas por día:

Aumentar el número de tomas por día, facilita mayores consumos de alimento. Esto es especialmente importante en clima cálido.

La meta debe ser que la cerda lactante siempre tenga alimento fresco disponible, sin llegar a desperdiciarlo.

Es importante evitar las horas más calurosas para alimentar a la cerda lactante. De ser factible, hacerlo incluso por la noche. En clima cálido, hasta el 80 – 85 % del alimento es consumido en horas frescas de la noche cuando está disponible.

Manejo del comedero:

Para maximizar el consumo, es necesario manejar adecuadamente el comedero y mantenerlo en buenas condiciones.

En nuestro medio, "por facilidad" se utiliza el diseño de comederos más sencillo desde el punto de vista del operario, pero necesitamos el comedero adecuado para la cerda, no para el granjero. Es ese sentido, los comederos automáticos son más indicados.

Antes de cada reparto, el comedero debe estar limpio. Eso incluye retirar el alimento no consumido, no fresco.

Un buen manejo del comedero implica conocer su diseño y tener control total sobre el comedero, para poder ofrece a la cerda lo que realmente necesita de acuerdo a su apetito.

Comederos húmedo – secos son más indicados, pero claramente más difíciles de manejar adecuadamente. Pero nadie dijo que producir cerdos con eficiencia sea fácil…

Alimento húmedo:

¿Puede imaginarse comer un alimento extremadamente seco sin tomar absolutamente nada de líquido? Eso es exactamente lo que sucede a la cerda cuando no le ayudamos humedeciendo el alimento ya sea manualmente o por el diseño del comedero. Humedecer el alimento puede ser de mucha utilidad para aumentar la ingesta tanto de agua como de alimento.

En ocasiones se intenta hacer más apetecible el agua utilizando una solución oral mentolada, o acidificándola.

Presentación del alimento:

La presentación es otro elemento básico, el gránulo tiene que ser de buena calidad sin excesiva presencia de finos. Además el pienso tiene que ser apetecible, sin olores o sabores anormales, rancio o enmohecido.

Composición de la dieta:

Es importante que el alimento tenga una alta concentración de nutirentes. Las materias primas tienen que ser de alta digestibilidad. Evitar los factores antinutritivos.

El déficit de proteína nos puede dar menos producción de leche por un aumento de las movilizaciones corporales. Debemos que garantizar una adecuada relación proteína-energía.

Es importante la fuente de energía. Las grasas permiten aumentar la concentración energética a la vez que en su digestión generan menos calor metabólico, cosa extremadamente importante en clima cálido.

Las grasas pueden tener una mejor palatabilidad.

Suplementar con vitaminas, minerales y/o aditivos es una práctica totalmente aconsejable en clima cálido.

Cerdas que ingresan muy flacas a maternidad:

* Lechones de poco peso, de baja viabilidad al nacer.
* Poco tejido de reserva (proteína y grasa) en la cerda.
* Mayor desgaste.
* Insuficiente producción de leche.
* No logran terminar el período de lactancia.
* Lechones destetados con bajo peso y con muchas variaciones.

Medidas para contrarrestar el problema de bajos consumos en la cerda lactante (algunas las repetimos para hacer énfasis):

* No sobre alimentar en gestación.
* No alimentar el día del parto.
* Mantener en buen estado de salud a las cerdas.
* Alimento palatable y nutritivo.
* Proporcionar una ración bien balanceada, con las especificaciones de nutrientes necesarios, acorde a los consumos y requerimientos de la línea genética que se maneja.
* Usar solamente los ingredientes de la más alta calidad en el alimento de lactancia. Importante: Usar la misma calidad de grasa que en fórmula de inicio.
* Gradualmente aumentar el consumo diario a lo largo de la primera semana y después de eso alimentar ad libitum.
* El alimento debe ser fresco, ni rancio ni sucio. si hay restos de alimento, retirarlos antes de poner más.
* Alimentar varias veces al día o según el apetito.
* Alimento en horas frescas incluso, si es necesario, durante la noche.
* Garantizar que en todo momento haya agua fresca libremente disponible.
* Humedecer el alimento.
* En bebederos de chupete, la tasa de flujo debe ser > 2 litros / minuto.
* Evitar exponer a la cerda a temperaturas altas (> 20ºc) y reducir el estrés ambiental, incluido el tráfico de personas. Compensar con goteo y ventilación.
* Adecuado manejo de cortinas.
* Mantener un buen control climático en la sala de maternidad. calor, humedad, gases.
* No sobrealimentar en gestación.
* Aumentar la capacidad del intestino alimentando altos niveles de fibra en la dieta de gestación.
* Es esencial separar las dietas de:
* Gestación,
* Lactancia para 1ero y 2do parto, y
* Lactancia para multíparas.
* Asegurar suficiente espacio para la alimentación.
* Mejorar la disponibilidad de nutrientes de la dieta.
* Proporcionar nutrición complementaria a los lechones.
* Garantizar bienestar general de la cerda.

Sistema de enfriamiento por goteo sobre los cerdos:

Implementar un sistema de goteo sobre las cerdas, sin mojar a los lechones, sobre el cuello de la cerda. Usar goteros de riego. Lo ideal es poner filtros para evitar que se tape la tubería. Abrir la llave de agua al llegar a 24 – 25º C máximo, en ciclos de un minuto cada 10 minutos (esto se logra fácilmente con la instalación de un sistema especialmente diseñado para eso o, al menos una válvula solenoide y un temporizador).
Podemos obtener mejores resultados con goteo utilizado junto a ventilación directa, dirigida, sobre la cerda.

Tipo de gotero preferido debido a que se puede desarmar y limpiar:

Goteo en el cuello

Este sistema es más usado en cerdas gestantes y lactantes aunque algunas veces también se usa en destetes. Tenemos que andar con cuidado si utilizamos el sistema en maternidad evitando que no caiga agua sobre los lechones.

El sistema se basa en hacer descender la temperatura corporal mediante un goteo que se aplica directamente al cuello del animal. Al tener la piel húmeda el cerdo tiene una sensación térmica más fresca.

Siempre es mejor trabajar con goteros ajustables ya que:

* Tienen un mayor control del flujo de agua.
* Permiten ser cerrados en casos individuales y en plazas vacías.
* Permiten un control de funcionamiento por temperaturas.

Lic. Carlos Diaz-Nuila
Mas Porcicultura

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *