20 de febrero de 2010 13:02 PM
Imprimir

Brotes de "tristeza bovina" en Corrientes

El complejo de enfermedades así llamado apareció en forma explosiva en esa provincia; consejos técnicos.

Desde el mes pasado, Corrientes fue escenario de una explosiva aparición de brotes del llamado "complejo tristeza bovina", informaron Néstor Sarmiento y Patricia Zimmer, del Grupo de Sanidad Animal de la estación Experimental Agropecuaria del INTA Mercedes. Según el servicio de diagnóstico de hemoparásitos de dicha dependencia, estos brotes se localizan principalmente en la zona centro-sur de la provincia, causando grandes mortandades en los rodeos. El "complejo tristeza" está compuesto por dos enfermedades: la babesiosis y la anaplasmosis bovina, que pueden presentarse juntas o separadas. La primera es causada por la Babesia bovis y/o Babesia bigemina, y la anaplasmosis, por Anaplasma marginale . La similitud de algunos de los síntomas clínicos amalgamó durante años a estas enfermedades, y el diagnóstico de laboratorio es el método más confiable para su diferenciación. Según los registros del laboratorio de sanidad animal para los últimos años, la aparición de brotes de babesiosis y anaplasmosis no supera los tres o cuatro al comienzo del verano, y llegan a un total de ocho o nueve en el otoño. En lo que va de 2010, el número de brotes diagnosticados en el INTA ascendió de forma alarmante: llegaron a un número de 25. Las mortandades registradas en estos brotes variaron en un rango de 5 a 90 animales; las vacas preñadas y los toros fueron las categorías más afectadas. Las condiciones meteorológicas contribuyeron a la aparición de estos brotes; la intensa e histórica sequía acaecida en el último año, seguida de un incremento en más de 100 mm en las precipitaciones medias mensuales para diciembre y enero, sumada a las altas temperaturas. A las pérdidas por mortandad también deben considerarse las ocasionadas por, abortos, costo de tratamiento, disminución de todos los índices productivos, honorarios profesionales, etcétera. A esto hay que sumar el hecho de que sólo un pequeño porcentaje de los brotes son diagnosticados en los laboratorios, lo que demuestra que la situación real es de mayor gravedad. El diagnóstico parasitológico de estas enfermedades es rápido y sencillo, y permite tomar la decisión correcta en el manejo de un brote. Esto es de suma importancia, ya que en los establecimientos ganaderos es común el tratamiento empírico y masivo, que genera excesivos e innecesarios costos de tratamiento. Vacunas Es importante resaltar que la ocurrencia de brotes puede ser evitada mediante la correcta utilización de vacunas, las cuales brindan una sólida protección al rodeo, si se las aplica sólo una vez en la vida útil del animal. Por todo lo expuesto, el grupo de sanidad animal del INTA recomienda: ante un caso sospechoso, el diagnóstico de laboratorio de estas enfermedades minimiza en más del 50% los gastos por tratamiento; la decisión de tratamiento masivo dependerá de la forma de presentación del brote. Para esto se recomienda el asesoramiento veterinario; la única herramienta eficaz para prevenir la ocurrencia de brotes es la vacunación; tener en cuenta que en la EEA Mercedes se producen vacunas para la prevención de esta enfermedad; seguir las indicaciones de Senasa y Fucosa para el control de la garrapata.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *