21 de febrero de 2010 00:36 AM
Imprimir

Ganados y carnes :  Retrocede el consumo interno

Las exportaciones de enero se habrían ubicado por debajo de las 30 mil toneladas, es decir, menos de la mitad de lo que se embarcaba por mes hasta octubre pasado. El Gobierno apuesta a reactivar los subsidios a los feedlots para mejorar la oferta de carne, pero los encierres apuntan a ser menores que los del ciclo anterior

La oferta sigue siendo muy baja -30 a 35 por ciento por debajo de mediados del año pasado- pero la demanda del consumo interno no parece estar dispuesta a convalidar el 80 por ciento que aumentó desde principios de diciembre pasado la hacienda y la carne a nivel mayorista.Después de tocar un pico de precios hace unos 10 días, los valores, siempre dentro de niveles muy altos, tienden a ceder, en especial en el caso de la vaca manufactura o conserva o de los novillos pesados cruza índica.Está pesando la restricción a las exportaciones pero, por sobre todo, la respuesta de los consumidores, que han bajado la ingesta de los 70 kilos (anuales per cápita ) de la primavera pasada a 55 kilos actuales.Las exportaciones de enero se habrían ubicado por debajo de 30 mil toneladas, bien lejos de las 60-70 mil toneladas por mes que se embarcaban hasta octubre pasado. Es posible que se pierda parte de los precios que se obtenían hasta hace dos semanas, pero las perspectivas desde el punto de vista de la oferta no son demasiado alentadoras.Podría presentarse a partir de marzo-abril una oferta un poco mayor de origen pastoril, producto de los engordes de este excepcional verano, pero el feedlot, que está a sólo 30-35 por ciento de su capacidad, no se recargará significativamente hasta marzo-abril y no ofrecerá entonces mayor cantidad de animales livianos hasta junio-julio. El Gobierno confiaría en que a partir de abril habrá algo más de hacienda gorda, pero estaría poniendo la mayor parte de las fichas en volver a incentivar vía subsidios al feedlot, con la esperanza de que éste comience a llenarse en marzo y ya para junio, una sostenida salida de gordo liviano haga retroceder los altos valores del ganado y de la carne. Por un lado, se le ha hecho a los feedloteros, con el mayor énfasis, la promesa de que los subsidios se volverán a pagar. Además, se le habría dado la orden a la Oncca -con los modos que este Gobierno suele usar cuando está apurado- para que se salven todos los obstáculos y escrúpulos burocráticos (desinteligencias Oncca-Senasa) y se pague la mayor cantidad de carpetas en el plazo más corto posible, lo cual ya se estaría reflejando en la aceleración de los pagos./// en relaciónLos feedlots están ahogadosPero al feedlot se le debe mucho dinero: el ahogo financiero de muchos corrales es en algunos casos casi irreversible y el capital necesario para volver a llenar los corrales es el doble que hace seis meses. Además, muchos temen que entrando al negocio con estos valores de la invernada -que consideran una burbuja-, lo más probable es que todo termine en un desastre de acá a cuatro o cinco meses. Se repite el efecto puerta 12, que se daba en los años en que todavía el Gobierno no subsidiaba la actividad."Este año se va a encerrar menos que el año pasado, no sólo porque muchos terneros se quedarán en el campo, en recría o en un feedlot casero, sino también porque el nivel de incertidumbre actual es insoportable. Además, el subsidio de 200 pesos por ciclo de engorde se diluye a la mitad en una invernada y un gordo que valen el doble que hace seis meses", se advierte.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *