21 de febrero de 2010 07:12 AM
Imprimir

Las bases reclaman medidas de protesta a los dirigentes del campo

En una asamblea, unos 300 productores trigueros criticaron a la Mesa de Enlace.

La primera vez que se oyó un aplauso fuerte y sostenido fue cuando un productor de Lobería fue al grano: "Señores -dijo a los titulares de Carbap y de CRA-, con todo respeto: ¡Queremos acción! Porque seguimos en el mismo pantano y cada vez más hundidos". En el mismo tono, preguntó enseguida un paisano de Daireaux: "¿Pero es que tan mansos somos?". La asamblea de trigueros en Necochea cerró con algunas críticas a la Mesa de Enlace Agropecuaria y con el reclamo concreto de medias de acción directa.

No varió la postura que la semana pasada expresaron los dirigentes del agro, de postergar las medidas de fuerza, y por eso no se hicieron anuncios altisonantes. Las organizaciones nucleadas en Carbap ya habían planteado su disconformidad por eso, y ayer en su asamblea, con 300 productores bonaerenses y pampeanos, volvieron a machacar sobre el asunto. El titular de Carbap, Pedro Apaolaza, recogió el guante: "En la semana lo vamos a analizar, no nos vamos a quedar con los brazos cruzados", le dijo a Clarín.

A las críticas (alguien dijo que la Mesa de Enlace "está en un laberinto"), el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, respondió que existe "el convencimiento de que tenemos que estar juntos, porque son más las cosas que nos unen que las que nos separan".

Llambías narró una anécdota de Ernesto Guevara, cuando pidió a un ingeniero agrónomo que analizara la situación del campo en Cuba, y éste le dijo: "Es mala". "El Che dijo que era lo que esperaba oír, porque de lo contrario no podrían aplicar su política", siguió. "Salvando las distancias, allá había idealistas, acá chorros. Pero es lo que está pasando acá, el Gobierno no viene a solucionarnos los problemas, sino a complicarnos un poco más".

Entre otras medidas, los productores reclamaron soluciones para la comercialización del trigo de la cosecha 2009/10 ("La producción cayó de 16 a 7 millones de toneladas en 2 años", dijeron); "reglas claras y precios" para el inicio de la próxima siembra; acciones y la institucionalización de la Mesa de Enlace.

Después de oír el panorama agorero de los productores, Apaolaza habló de "la parálisis del sector que está afectando a distintos rubros", algunos presentes. Se hizo referencia "a la grave situación" del puerto cerealero de Quequén, que en 2007 exportó 4,4 millones de toneladas de granos, de los cuales exactamente la mitad fueron de trigo, y el año pasado fue de 3,3 millones y de trigo, 1,1 millones.

Llambías sostuvo que la solución para la carne "hoy es más fácil que hace un tiempo: que le saquen el IVA, igual que a otros alimentos y se subsidie a pobres e indigentes. Eso sí, que sean subsidios directos a quienes lo necesitan".

Entre tanta cifra, crítica y desaliento, Norberto Abel, de Macachín, La Pampa, le puso algo de distensión a la mañana. Contó las pésimas condiciones del agro en su zona, y relataba cuando su bisabuelo había venido desde Alemania cuando calló: "¿Por qué no sé quedó allá?", dijo.Fue el único momento en que se vio reír a los hombres del campo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *