21 de febrero de 2010 16:12 PM
Imprimir

Estado corporal, su importancia en la reproducción

Las cerdas son grandes productoras de leche, aunque su lactancia dure tan sólo tres o cuatro semanas, cumplen con esa función primordial movilizando y drenando considerables masas de reservas corporales que condicionan su futuro reproductivo, es decir productividad.

Por eso resulta muy útil y práctico disponer de una escala que aporte información cuantitativa sobre el estado corporal de las cerdas para usarla como herramienta o referencia en el ajuste de pautas de manejo o alimentación que apunten a mejorar la función reproductiva, puesto que el número de partos por cerdas al año es uno de los componentes más gravitantes de la productividad; más, aunque no parezca que el tamaño de la camada al nacimiento o al destete.La evaluación del estado corporal de las cerdas brinda información valiosa para el análisis de los índices reproductivos del plantel, ya sea entre tandas, a lo largo del año o en años sucesivos, y ayuda a interpretar y evaluar pautas de manejo o alimentación. GradoDescripciónVista PosteriorVista Lateral1Extremadamente flaca.
Las apófisis espinosas de la espina dorsal prominentes, los huesos de la pelvis son muy notorios. Nada de grasa de cobertura.2Flaca
Los huesos visibles, aún prominentes cuando se los palpa, huesos de la pelvis apenas cubiertos.3Regular
Tiene adecuada cobertura. Los huesos de la columna y pelvis se sienten cuando se los palpa con moderada presión4Buena
Los huesos pueden palparse sólo con una presión firme. La cerda está redondeada con buena cobertura de grasa. Pelo brillante y piel en buen estado.5Gorda
Los huesos son difíciles de palpar. Arrugas arriba de la base de la cola. Las cerdas son muy gordas, perezosas y letárgicas El estado óptimo del destete sería entre el grado 2 y el grado 3, más cerca del 3. La mayoría de las cerdas deberían estar entre estos dos grados, sólo unas pocas podrían caer en el grado 4 y ninguna en el grado 1 y 5 .Antes del parto las cerdas en grado 5 serán problemáticas, sumamente proclives al síndrome MMA (Mastitis, Metritis, Agalactia); a la hipogalactia, con partos lentos y mayor incidencia de lechones nacidos muertos. El exceso de alimentación durante la gestación conduce a este estado, y se asocia con un menor consumo de ración en la lactancia, momento en el que conviene que las cerdas tengan mucho apetito.A la entrada del parto el estado óptimo sería entre los grados 3 y 4 acercándose más a este último, considerando que en la lactancia, en términos generales se pierde un punto en las primíparas y secundíparas y 0.5 en adultas. Las cerdas que ingresan a parir con grado 2 merecen un tratamiento especial, como el acortamiento de la lactancia o la transferencia de los lechones para que amamanten un camada pequeña.La evaluación de la evolución corporal es un requisito de manejo especialmente recomendable en las cachorras de primer y segundo parto, pues estas categorías de animales jóvenes que aún no han completado su crecimiento, son más proclives a la falla reproductiva y a ser descartadas prematuramente del plantel.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *