9 de noviembre de 2009 14:15 PM
Imprimir

Paraguay   –   El biodiésel y su factibilidad

La producción de biodiésel en Paraguay comienza a partir del sebo y la soja –materiales a mano–, pero el país debe optimizar el análisis de materias primas para biocombustibles a fin de alcanzar una producción eficiente y competitiva. Esto representa un desafío para los países que apuestan a la producción de carburantes sustitutos de derivados de petróleo.

En Areguá se ha instalado una planta para la producción del biodiésel, que está trabajando y produciendo desde la grasa animal.Sebo, soja, jatropha, girasol, canola, tártago: hay diversidad de materias primas planteadas en distintos proyectos de biodiésel que se desarrollan en el Paraguay.En el frente alcoholero, las decisiones están más alineadas en torno a la caña dulce, pero es fundamental hacer un análisis de toda la cadena productiva, a fin de definir cuál es la materia prima más ventajosa.EN BUSCA DE LA DECISION CERTERAPara definir la materia prima más conveniente, no hay que mirar el tema sólo desde el punto de vista agrícola, sino ver las ventajas industriales, las ventajas logísticas, los riesgos climáticos para cada opción y, en función de una matriz, tener clara la información de lo que realmente es conveniente para encarar una producción eficiente y competitiva, tomando en consideración no solamente aspectos agronómicos y económicos, sino que también sociales y ambientales.Los países están comenzando la producción de biocombustibles con muchos agujeros negros. No hay otra manera, porque se empieza con lo que se tiene a mano, pero está presente el desafío de hacer una investigación y tener en cuenta que hay críticas a la producción de combustibles a partir de fuentes alimentarias.Nuestro país cuenta con las condiciones para producir diversas materias primas y sus derivados, entre ellas el biocombustible.CONSIDERAR LA CADENA PRODUCTIVAHay compromisos ambientales, porque heredamos la Tierra de nuestros padres y estamos obligados a devolverla igual o mejor aún a como la recibimos. Hace falta tener una visión global y contextualizada de la producción de biocombustibles, y la metodología que presento tiene esa virtud.Un agrónomo tiene una visión agrícola; los ingenieros químicos, una visión industrial; los economistas ven el rendimiento económico, pero ninguno considera el total de la cadena productiva y sus connotaciones sociales y ambientales.DIVIDIR LOS PASOSSe trata de una cadena que plantea muchas interdependencias, donde hay procesos agrícolas, industriales y aspectos logísticos. Hay que dividir la visión en pasos, subdividir el proceso unitario en procesos separados, cada uno con su correspondiente producto.Ver las entradas y salidas del sistema, de acuerdo a sus productos o partes, porque reflejan las relaciones implícitas y ocultas entre ellos.Se habla de producir biodiésel a partir de la jatropha, pero hay poca información en Paraguay, y sí en África o la India. Se toma ahora el dato, pero la investigación necesariamente debe hacerse en Paraguay para, al final, encontrar la materia prima más adecuada para cada región, lo que implica ceñirse a un sistema de cadena.Si se parte de una materia prima de mala calidad, el producto final tendrá problemas; se puede ceder en muchos aspectos, pero no en materia de calidad.CONSUMIR MAS DE UN LITRO PARA PRODUCIR UN LITROGeneralmente, no se consideran los usos posibles de los biocombustibles, porque pueden tener otros destinos. El biodiésel puede usarse como solvente de barnices o combustible de calderas. El etanol tiene otros potenciales usos, y es preciso ver la frontera del sistema. Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es el balance energético de la producción. No es correcto producir menos energía de la que se usó. Si se consume más de un litro de combustible para producir un litro, la decisión debe revisarse. Este enfoque permite optimizar el diseño de la producción y ayuda a definir la ubicación más conveniente de los depósitos, el terreno de cultivo y la planta industrial.ALIMENTOS VS. BIOCOMBUSTIBLESRespecto a este tema, se debe considerar que, si se produce biodiésel de soja, hay que ver si finalmente el sustituto del gasoíl no termina siendo un subproducto de la harina de soja, que es una fuente de alimentación de creciente importancia en varios países. Paraguay tiene condiciones de sobra para producir una diversa gama de materias primas y está en una posición envidiable para lograr el sueño de exportar biocombustibles y no materias primas

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *