22 de febrero de 2010 07:40 AM
Imprimir

Peligran 1300 empleos por la caída de hacienda

Son trabajadores de 17 frigoríficos de Santa Fe que tienen régimen de garantía horaria y podrían ser suspendidos

Unos 1300 trabajadores pertenecientes a 17 frigoríficos del centro-norte santafecino acataron el régimen de la garantía horaria para preservar sus trabajos, luego de que la caída del consumo y la falta de hacienda para faenar ocasionaron un atraso sostenido en la actividad. "Hay una baja en la producción de hasta un 50 por ciento y la faena se redujo en un 45 por ciento, porque los frigoríficos no consiguen animales para hacerlo", sostuvo José Viñuela, titular del Sindicato de la Carne de Santa Fe. De los 17 frigoríficos comprometidos por esta situación, nueve son faenadores de Calchaquí, San Cristóbal, Tostado, Gálvez, Recreo, San Justo, Vera y Nelson, y ocho, fábricas de chacinados. Según explicaron los dirigentes gremiales, el régimen de garantía horaria implica que, ante la falta de actividad, los trabajadores cobran el equivalente a 70 horas quincenales o 140 mensuales. "Hasta el momento no hubo despidos", aclaró Viñuela. Antonio D´Angelo, del Frigorífico Recreo e integrante de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe (Cafrisa), admitió: "Estamos en problemas porque no conseguimos animales para faenar. Hasta fines del año pasado faenábamos cinco días a la semana; hoy estamos en cuatro y no sabemos hasta cuándo. Nuestros números revelan que en enero se faenó 25 por ciento menos que en diciembre y que febrero va a cerrar con un 35 por ciento menos en relación con aquel mes. Esto es preocupante", señaló. Según el empresario, "entre marzo y abril se resolverá quién tiene razón en este problema: los productores, que afirman que no hay animales, o el Gobierno, que asegura que todo obedece a una especulación de los ganaderos". Como consecuencia de este panorama, la empresa frigorífica analiza la eventual presentación ante el Ministerio de Trabajo de la Nación del procedimiento preventivo de crisis, y dispuso rotar suspensiones para evitar despidos. En el sector esperan que el gobierno nacional tome alguna medida que baje los precios que los consumidores pagan en la góndola. Una de ellas es que las medias reses se vendan a las carnicerías sin los cortes más caros, como el lomo, para abaratar los precios. Carlos Garetto, presidente de Coninagro, señaló en Rafaela, al oeste de esta capital, que "hay temor" porque el Gobierno podría cerrar las exportaciones de carne. "Eso va a traer más problemas. Si llegara a suceder, vamos a tener problemas con los mercados más tradicionales. Además, vamos a seguir retrocediendo", insistió. Abultados aumentos La Sociedad Rural de Rosario pidió que el Gobierno "deje de confundir a la opinión pública", ya que el aumento del precio de la carne en el mostrador es el resultante de sus erróneas acciones, que convirtieron al Gobierno en el único responsable de que el país haya dejado de tener carne barata". Los abultados aumentos "no se deben a una acción especulativa de los productores agropecuarios para obtener mejores precios, sino que, muy por el contrario, es una consecuencia de la escasez del stock ganadero, denunciada en reiteradas oportunidades por nuestro sector desde hace décadas, situación profundizada por la intervención de este gobierno".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *