9 de noviembre de 2009 04:23 AM
Imprimir

Se le terminó el combustible a los especuladores

Esta semana que arranca tendrá datos importantes. Hoy, luego del cierre veremos cuanto avanzó la trilla en EEUU gracias al período seco reciente.

Venimos viendo desde hace semanas una puja en el mercado internacional entre fundamentos bajistas atados a la entrada de una cosecha norteamericana muy importante de maíz y soja (demorada en algún momento, pero que llegará tarde o temprano) y el dinero especulativo atado a la devaluación del dólar y el retraso de los granos frente al resto de los commodities.
Hasta las últimas cuatro ruedas, era claro que los fondos seguían ganando la pulseada, pero recientemente, comenzaron a imponerse las bajas. La gran pregunta es si los fondos se tomaron un respiro pero volverán a la carga, o si primarán ahora los fundamentos.
Esta semana que está arrancando tendrá datos fundamentales importantes. El lunes luego del cierre veremos cuanto avanzó la trilla en EEUU gracias al período seco reciente. Es generalizada la expectativa de que el avance haya sido muy importante. Sin embargo también lo es el atraso que se venía dando.
El segundo dato fundamental muy esperado será el reporte de oferta y demanda mundial del USDA, donde la atención estará centrada en ver que hace el USDA con las estimaciones de cosecha norteamericana. No son pocos los que señalan que el USDA esperará hasta diciembre para ajustar los rindes, pero lo cierto es que el organismo venía bastante atrasado en reconocer mejoras en los mismos debido al buen clima de esta temporada. Por eso lo que vimos en las estimaciones previas de los analistas, fue que si bien los mismos bajaban sus proyecciones respecto de sus mismas estimaciones de un mes atrás, de todas formas los números resultantes estaban por encima de los del USDA.
Párrafo aparte merece el mercado de maíz, donde lo que suceda en EEUU tiene una importancia meridional, ya que si la cosecha cae allí, no habrá reemplazos posibles, dado que Argentina estará prácticamente fuera de los mercados por nuestra baja producción de este año, y a China le ocurrirá algo similar. Por ello la cuestión de cuanto maíz finalmente cosechará EEUU es decisiva. Entre las heladas, la demora en la trilla, y los problemas de calidad que podría haber por el exceso de humedad en la cosecha, se monta un premio sobre los precios interesante.
También resultará interesante ver si se siguen introduciendo cambios en las producciones esperadas para Sudamérica. Al respecto las cosas en Brasil vienen marchando bien, con la CONAB estimando ya una producción del orden de las 63 mill.tt. En Argentina si bien las lluvias se regularizaron bastante en el centro y este del país, el oeste y el norte siguen muy secos, en situación alarmante, y esta zona es un tercio de la superficie de soja del país, así que hay espacio para las sorpresas.
Demás está decir que si bien una menor producción local sería positivo para los precios, nada compensa la caída de rindes que sufrirán los productores afectados, con lo cual no es una buena noticia, pero si una que debe tenerse en cuenta a la hora de realizar ventas.
Localmente, en lo productivo existe gran preocupación en cuanto al clima, ya que como mencionamos antes, las lluvias siguen sin llegar al oeste y norte del país.
Esta semana siguió la discusión por el impacto en el acuerdo de maíz y trigo sobre los precios disponibles, al punto de que en las últimas jornadas no se han dado valores referenciales de pizarra sobre Rosario.
Dejando el conventillo y la anécdota de lado, debemos señalar que la preocupación del acuerdo entre gobierno y productores debería pasar actualmente por los precios de la cosecha nueva, que tienen un descuento de más de 15 U$S/tt respecto a la paridad teórica, y en donde sí los exportadores podrían realizar fluidamente operaciones de venta para descargar las compras que realizaran.
Resulta muy difícil retornar inmediatamente a una liberación de exportaciones, pero si no se comienza a trabajar para que esto ocurra para la cosecha nueva, cuando lleguemos a marzo, seguiremos con el mismo problema y sin soluciones.
Dante Romano: Director Académico del Centro de Gestión Agropecuaria de Fundación Libertad

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *