22 de febrero de 2010 12:34 PM
Imprimir

Pide se identifiquen los alimentos transgénicos

PROYECTO DEL CONCEJAL DANIEL PARDO

El concejal Daniel Pardo presentó un proyecto para identificar los alimentos transgénicos, basándose en el artículo 17 de la Carta Orgánica respecto al acceso a la información por parte de consumidores y usuarios de bienes y servicios, la educación para el consumo y la libertad de elección.
Allá por el año 2001, Bariloche fue la primera ciudad en el país en contar con una ordenanza sobre la obligatoriedad en la identificación de alimentos modificados genéticamente. Sin embargo, el Poder Ejecutivo suspendió la vigencia de la norma, derogándola en el año 2006. ¿El argumento? No se encontraba la forma de implementar la ordenanza sin altos costos económicos.
“Nunca se cumplió esa ordenanza pese a que el 17 de marzo de 2005, el Superior Tribunal de Justicia dispuso efectivizarla. En sus fundamentos, el Tribunal ponderó que la norma era válida y que debía ser aplicada. Esa decisión no sólo no fue cumplida sino que además, la norma fue derogada”, sintetizó el concejal Daniel Pardo.

La “polémica” ordenanza simplemente ordenaba a la municipalidad a elaborar un listado de los alimentos derivados de organismos transgénicos, que fueran comercializados en la ciudad. Los comercios debían exhibirlo a requerimiento de los consumidores.
El edil del PPR insistió en la necesidad de garantizar el derecho a la información sobre los alimentos que se producen, expenden y comercializan en Bariloche. Básicamente: que los consumidores puedan saber si los alimentos son transgénicos o no.
Pardo tomó como base el artículo 17 de la Carta Orgánica, sancionada con posterioridad a la ordenanza derogada: “No es menor que la Carta Orgánica marque que el acceso a la información en relación a alimentos transgénicos es un “derecho” y, no una mera potestad del Estado”, remarcó.

En el proyecto, el concejal se refiere a la necesidad de garantizar este derecho en el marco de las posibilidades de la Municipalidad y “de acuerdo a la legislación”. El Código Alimentario Nacional, por ejemplo, no impone que en el etiquetado de los productos alimenticios se identifique la presencia de organismos modificados genéticamente.

De acuerdo al proyecto, la Dirección de Inspección General deberá elaborar un listado de los alimentos transgénicos que, a su vez, los comercios, supermercados o hipermercados deberán tener a disposición de los consumidores.

“La inocuidad de los organismos genéticamente modificados para la salud no está probada y una persona puede no querer consumir productos derivados de transgénicos ya sea para cuidar su salud, el ambiente o bien oponerse a determinados emprendimientos económicos”, recalcó Pardo.

Y concluyó: “El derecho a la información está reconocido a nivel internacional y, de nuestra Constitución”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *