23 de febrero de 2010 07:32 AM
Imprimir

SENASA aprobó nuevo control para la fruta

Una nueva herramienta para el control sanitario de la fruta a ser utilizada en los empaques cítricos fue aprobada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).

El tratamiento fue desarrollado en la Argentina por un investigador de la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER).

Permite combatir la cancrosis de los citrus, con la ventaja de ser un sistema amigable con el medioambiente, de más amplio espectro y más efectivo que los existentes.

Hasta el momento se utilizan dos métodos que son adaptaciones de estudios realizados en otro país, según informó la Universidad de Entre Ríos.

A partir de la Resolución DNPV 38/10 quedó incorporado este procedimiento a los tratamientos actuales y admitidos previamente, «como método válido para el procesamiento de la fruta que se envía a la Unión Europea (UE)».

«Cabe destacar que el proyecto original fue aprobado por la Universidad Politécnica de Valencia de España, país que presenta las principales objeciones al ingreso de cítricos a la UE», se indicó.

La investigación fue presentada como tesis doctoral por el profesor Roberto Alfredo Varela en el marco del Programa de Doctorado en Ciencia, Tecnología y Gestión Alimentaria.

El programa se desarrolla desde 1999 en la Facultad de Ciencias de la Alimentación por medio de un acuerdo de cooperación internacional firmado por la Universidad Nacional de Entre Ríos y la Universidad Politécnica de Valencia (España).

Busca aportar al desarrollo científico tecnológico con el objetivo de producir un salto cualitativo y cuantitativo en lo que hace a la formación de recursos humanos altamente calificados en la región.

Primera propuesta

El tratamiento constituye la primera propuesta realizada en su totalidad en la Argentina con respecto al tema.

Una parte tuvo lugar gracias a un Aporte No Reembolsable (ANR) otorgado a una microempresa de la región por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

Se tomó en cuenta el concepto de la seguridad alimentaria, la creciente resistencia de los hongos a los fungicidas tradicionales y los problemas cuarentenarios que afectan a las frutas cítricas.

Por este motivo, se impulsó el estudio de aplicación del dióxido de cloro a hongos y a la bacteria Xanthomonasaxonopodis pv. citri (Xac), agente causal de la cancrosis de los cítricos.

Esta enfermedad endémica en el Litoral argentino se produce a campo abierto, lo que obliga al tratamiento en empaque de toda la fruta con destino a la Unión Europea.

El estudio propone incorporar como tratamiento el ClO2, que es un gas soluble en agua de poder oxidante 2,5 veces mayor que el hipoclorito de sodio, su acción no ataca metales ferrosos y no oxida por cloración.

El espectro de acción del producto respecto de los microorganismos que afectan a la fruta es mucho más grande y las concentraciones que se utilizan son mucho más bajas, lo que lo hace más amigable con el medioambiente.

Por otra parte, se destacó que no produce modificaciones en los aceites esenciales de la fruta.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *